La nota es que un sector del PRI mantiene la esperanza de que uno de ellos gane la elección presidencial del 2024, o por lo menos que compita con decoro.

De hecho, los del tricolor se animaron a montar una pasarela de aspirantes, ellos no les llaman corcholatas, para mostrar sus opciones en las que hay gente del nivel de Beatriz Paredes, Enrique de la Madrid Ildefonso Guajardo, Claudia Ruiz Massieu y, ojo, José Ángel Gurría.

Todavía falta incorporar un par de gobernadores en funciones, los del Edomex y Coahuila, que hasta ahora no han levantado la mano porque tienen un proceso electoral encima.

El verdadero obstáculo de esos aspirantes, y otros que se apunten, es la dirigencia nacional del PRI. Todavía no queda claro para qué equipo juega, ni qué intereses defiende.   |  Se destaca en “Pepe Grillo” de La Crónica.