Relevante, la respuesta institucional que están dando el Ejército y la Guardia Nacional en la zona de la Tierra Caliente, y en particular en San Miguel Totolapan, tras los crímenes ocurridos en ese poblado. Y es que, paralelamente a que la Fiscalía de Guerrero lleva a cabo las investigaciones para dar con los responsables de los hechos, se ha dado un importante aumento de la presencia de efectivos de ambas instituciones para salvaguardar la seguridad de los habitantes de la región. Este hecho, nos hacen ver, ya ha permitido que la población recupere poco a poco la tranquilidad y pueda efectuar sus actividades habituales con toda normalidad. Además, la proximidad y el acompañamiento social como segundo componente ya generaron el deseo de que las fuerzas federales permanezcan ahí permanentemente.   |  Se lee en “Rozones” de La Razón.