Ya no falta mucho para que a la «protegida» de Eric Cisneros le apliquen la misma conducta que ella dio cuando llegó a la Fiscalía General de Veracruz: que la traten de forma altanera, déspota y arrogante. Con la vara que midas, serás medido. ¿O no es así, Verónica Hernández Giádans?