Se advirtió en tiempo y forma, pero las autoridades estatales y federales dejaron pasar como si nada la irrupción de un grupo de civiles armados que se hicieron llamar “auto defensas” en la localidad de Santa Martha, en Chenalhó, Chiapas.

Ese grupo, fuera de control, se dividió y comenzaron a dispararse entre ellos.

El resultado son casas incendiadas y docenas de familias que huyen del lugar dejando sus hogares abandonados.

La denuncia de las familias es que la policía del estado nunca respondió a sus llamadas de auxilio y que están dejando que los civiles armados diriman sus diferencias a sangre y fuego sin entrometerse.

Ahí hay un foco rojo para el gobierno estatal y las fuerzas federales que parecen estar distraídas en otras cosas. ¿Qué será más importante?   |  Se destaca en “Pepe Grillo” de La Crónica.