• Derivó de la remodelación de una vialidad que permanece bajo conflicto legal

 

  • Los hechos se dieron cuando trabajadores del ayuntamiento pretendían retirar escombros de la calle Manuel A. de La Cabada

 

  • Dos vendedores fueron detenidos por tratar de impedir las labores; uno de ellos perdió la vida por la aparente golpiza que recibió de los uniformados

 

Sergio Aldazaba

 

San Andrés Tuxtla, Ver., 18 de junio de 2024.- El conflicto por la remodelación de una vialidad que permanece bajo conflicto legal, derivó en la muerte de un comerciante y la detención de cinco elementos de la Policía Municipal por su probable responsabilidad.

Los hechos se dieron la mañana de este martes cuando trabajadores del ayuntamiento de San Andrés Tuxtla pretendían retirar escombros de la calle Manuel A. de la Cabada para dar inicio con las obras.

Un grupo de locatarios del mercado salieron a impedirlo ya que actualmente hay un juicio de amparo por el proyecto de un nuevo mercado, por lo que las autoridades están impedidas para realizar estos trabajos.

El conflicto escaló a tal punto en el que la Policía Municipal llegó al sitio para tratar de dispersar a los inconformes, pero terminaron por hacer el uso de la fuerza y se llevaron a dos comerciantes detenidos.

Uno de ellos es Jorge Pelayo, líder de los locatarios que se oponen a la apertura de la calle, así como a su colega Jorge Luis Zapata Páez, quien perdería la vida por la aparente golpiza que recibió.

Al enterarse de su fallecimiento, sus compañeros fueron hasta el palacio municipal donde realizaron una nueva protesta, pero ya enardecidos por la represión policial antes sufrida y el asesinato de su compañero.

Zapata Páez fue llevado aún con vida desde los separos hasta el hospital Bernardo Peña, donde murió por un aparente infarto al corazón que habría sido producto de los golpes por parte de los uniformados.

La Fiscalía General del Estado ya intervino en este hecho y actualmente la Policía Ministerial desarmó y detuvo a cinco oficiales de la corporación que podrían ser imputados por el delito de homicidio.

 

Mientras tanto, las tensiones continúan entre los locatarios del mercado y el gobierno de San Andrés debido al conflicto entre los proyectos de la renovación del mercado y la de las calles aledañas por parte de unos y otros.