Los fiscales norteamericanos eligieron, para abrir boca en el juicio contra García Luna en Brooklyn, a un peso pesado: Sergio Villarreal, a quien apodan El Grande, que en el estrado cantó todo su repertorio.

Dijo que atestiguó como Arturo Beltrán Leyva le entregó al ex secretario de Seguridad millonarios sobornos a cambio de protección e información, lo que permitió la expansión del Cartel de Sinaloa.

El Grande no se guardó nada, pero no acompañó sus dichos con alguna prueba. Ya se verá si su palabra es suficiente para el jurado.

Villarreal se declaró culpable de narcotráfico en EU lo que permitió reducir la condena que cumple en una cárcel norteamericana.

No se sabe si cooperar de nuevo con los fiscales le traerá un beneficio extra. Eso sí, lo dicho, dicho está y es muy grave.   |  Se destaca en “Pepe Grillo” de La Crónica.