Hay un dicho que dice que quien se dedica a pisar colas, debe tener la suya corta. La gobernadora de Campeche, Layda Sansores (Morena), ha adoptado como su deporte favorito hacer públicas grabaciones del exgobernador y actual presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno, y cada semana lo acusa de un presunto ilícito en un programa nocturno que ella conduce. Doña Layda, nos dicen, debería asegurarse que ella no tenga cola que le pisen, y por ello, pronto tendría que aclarar los señalamientos de que varios de sus parientes están en la nómina del gobierno. Algunos ejemplos, nos indican, son los de su sobrina política Geraldina Azar Hernández, coordinadora general en la oficina de la gobernadora, y el de Álvaro Miguel Gutiérrez Castro, quien es esposo de Azar Hernández, y es el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado en ese estado. La lista, sostienen, es más larga que la cola de un jaguar.   |  Se puede leer en “Bajo Reserva” de El Universal.