* A mano alzada y con gritos en favor del actual líder del PRI, aprueban en Asamblea modificar estatutos que permiten a líderes repetir por dos periodos más

* Opositores dan portazo en la sede; Alejandro Moreno acusa a críticos de estar ligados al asesinato de Colosio y al Pemexgate

* Beltrones defiende postular antirreelección: “Fue la génesis que le ha dado vida y consolidación al PRI”

 

LA RAZÓN

 

En un ambiente de fuerte tensión interna, el PRI aprobó a mano alzada y a puerta cerrada, el dictamen que modifica los estatutos de ese partido para poder reelegir a Alejandro Moreno Cárdenas y a Carolina Viggiano en la dirigencia nacional, hasta por dos periodos más.

Mientras la mayoría de los delegados congregados en la 24 Asamblea Nacional Ordinaria de ese partido avaló los cambios estatutarios —entre gritos contrastantes de quienes coreaban: “¡Alito, Alito!”, y quienes repudiaban la reelección: “¡no reelección!”—, afuera de la sede de la asamblea, en el World Trade Center (WTC), se manifestaban priistas enardecidos a los que no se les permitió el acceso —incluidos delegados a dicha asamblea—, quienes dieron un portazo cuando uno de ellos quebró a patadas una puerta de vidrio en su intento por entrar.

Varios de ellos ratificaron que se les prohibió el acceso al WTC para emitir su voto y que, por lo tanto, no todos los votantes se encontraban dentro del inmueble, a pesar de que se les dijo que la asamblea se iniciaría a mediodía, cuando comenzó de manera anticipada. “La prisa por votar era evidente”, dijo uno de ellos.

“Tengo entendido que sí hay algunos delegados que no lograron entrar, a pesar de que se había invitado y programado; no tengo el dato, pero podrían ser unas 200 personas las que no lograron entrar”, dijo a La Razón Alejandro Arévalo Rosette, militante del tricolor.

Siendo autocríticos con el pasado, expulsemos del ideario al neoliberalismo, así como a las políticas de ese modelo generadoras de pobreza, violencia y desigualdad social

Rubén Moreira Valdez, Coordinador de los diputados del PRI

Momentos antes, Arévalo Rosette quebró a patadas una puerta de vidrio del WTC donde se llevó a cabo la plenaria, lugar a donde arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Guardia Nacional, quienes lograron contener el desorden en los alrededores del recinto de la colonia Nápoles en la Ciudad de México.

Con los cambios realizados ayer al artículo 178 de los estatutos priistas se permitirá la elección y reelección de la dirigencia nacional y de la Secretaría General hasta en tres periodos consecutivos de cuatro años.

La reforma incluye un artículo transitorio que permitiría a Alejandro Moreno buscar su reelección desde este año, con lo que podrá extender su dirigencia ocho años más, hasta el 2032.

También se plantea que la cúpula partidista tenga mayor control sobre los legisladores federales y estatales que militen en el PRI. Además, se aprobó desvincularse del neoliberalismo en la nueva declaración de principios del tricolor.

En la asamblea priista, en la que estaban presentes alrededor de tres mil delegados, no hubo representación de sectores tradicionales, como el obrero, en la figura de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), ni muchos de los expresidentes del partido ni figuras destacadas que habían manifestado su oposición a la reelección, como Dulce María Sauri, Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes.

Gráfico

De manera preliminar, los detractores de la reforma estatutaria anunciaron que habrá impugnación ante las instancias correspondientes, sin establecer los medios por los cuales la realizarán; consideraron que no habrá procedencia ni viabilidad en hacerla a través del partido, ya que indicaron que “es un proceso amañado y no tendría un buen fin; se deben analizar otras instancias”.

Durante el desarrollo de la 24 Asamblea Nacional priista no sólo se aprobaron cambios a los estatutos; también se realizaron autocríticas a la declaración de principios y revalorización del programa del partido, en donde se decidió “expulsar al neoliberalismo”.

Tras la votación, durante su discurso, el líder del tricolor en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira Valdez, aseguró, en una autocrítica, que trabajarán para que erradiquen aquello que los alejó de los grupos sociales, los cuales habían representado “desde su fundación, como herederos de la revolución”.

El exgobernador de Coahuila sostuvo que durante las asambleas locales que se realizaron, se analizaron las líneas de trabajo con la que estuvieron durante décadas, a las cuales calificaron como generadoras de pobreza, violencia y desigualdad social.

“Siendo autocríticos con el pasado, expulsemos del ideario al neoliberalismo, así como a las políticas de ese modelo generadoras de pobreza, violencia y desigualdad social, políticas que nos distanciaron de grandes grupos de la población”, señaló.

Moreira Valdez indicó que se seguirá modificando la imagen del instituto político, con el fin de retornar a ser el partido de las causas sociales.

A su salida de la asamblea, la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Marcela Guerra Castillo, detalló cuáles fueron los cambios que prevén en el programa de acción y destacó que se acordó impulsar una nueva etapa para el Revolucionario Institucional, además de abandonar algunas de las reformas que se aprobaron siete años atrás.

La diputada Guerra Castillo presentó el dictamen final sobre el programa de acción, donde se acordó impulsar la nueva etapa priista y “dejar atrás el referente programático” aprobado en la asamblea de 2017.

“Ahora, con una visión nueva y de cara a los siguientes 10 años, se plantea el fortalecimiento institucional del partido y una estrategia de inclusión e igualdad”, dijo la legisladora.

Moreno liga a priistas con crimen de Colosio

Durante la sesión de este domingo para renovar los estatutos del PRI, el dirigente nacional, Alejandro Moreno, denunció públicamente que en el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato presidencial del partido en 1994, existen priistas de esa época involucrados.

Durante la 24 sesión del Consejo Nacional, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) aseguró que desde hace muchos años hay tricolores que “han sido traidores, cínicos y lacayos, y son ellos quienes han debilitado a ese instituto político”.

“Afuera, éstos que dicen que participaban en el PRI son una bola de cínicos, lacayos y esquiroles al servicio del Gobierno y sus intereses. Quieren romper la unidad a cambio de impunidad. Ellos fueron el peor lastre para nuestro partido; ellos estuvieron al frente cuando castigaron al PRI con el Pemexgate; hay militantes del PRI vinculados al asesinato de nuestro candidato presidencial, y eso le costó al PRI. No vamos a tapar a nadie, vamos a exigir cuentas, transparencia y vamos a convocar a que cumplan con su responsabilidad”, advirtió.

Asimismo, dijo que se acabaron las “vacas sagradas y los hampones” en el tricolor, y aseguró que no habrá más traiciones ni deslealtades, además de que no permitirá que vuelvan a dañar a su partido. También lanzó una advertencia hacia el Gobierno federal.

“El PRI jamás apoyará ninguna reforma al Poder Judicial que pretenda menoscabar su independencia y debilitarlo frente a los poderes constituidos. Mejorar el acceso a la justicia debe ser el objetivo principal de esa reforma y no una burda venganza para saciar los ánimos impositivos del Gobierno. El Poder Judicial es un poder autónomo y no es empleado del poder”, sostuvo.

El dirigente y próximo senador pidió que nunca se olvide que los gobiernos del PRI implementaron la política social del país y la política inclusiva replicada por todos los gobiernos actuales.

“Fuimos los priistas quienes creamos los programas de apoyo a las y los mexicanos, construimos el IMSS, construimos el ISSSTE y todas las grandes instituciones de este gran país. El PRI constituyó carreteras, caminos, escuelas, hospitales, red eléctrica, hidráulica, los espacios públicos”, subrayó Alito Moreno.

Aseguró que las y los mexicanos saben leer, escribir y hacer cuentas gracias a los gobiernos del PRI, porque construyeron las instituciones educativas en este país.

“Y que se escuche fuerte y claro: las escuelas públicas, las primarias, la secundaria, las preparatorias, el Politécnico (Nacional), la UNAM y la UAM, todas las construyó el PRI, ése es el legado del Revolucionario Institucional”, resaltó.

En su discurso, aseguró que a lo largo de 23 asambleas nacionales, distinguidos priistas como Carlos Madrazo, Jesús Reyes Heroles, Gustavo Carvajal Moreno, Javier García Paniagua, Adolfo Lugo Verduzco, Jorge de la Vega Domínguez, Luis Donaldo Colosio Murrieta, “apuntalaron los principios ideológicos del país”.

Beltrones refrenda su defensa de no reelección

Manlio Fabio Beltrones, expresidente priista y senador electo, refrendó su defensa a la no reelección al recordar en sus redes algunos pasajes de la ponencia y dictamen sobre la “no reelección”, discutidas y aprobadas en 1932, y aseguró que el principio antirreeleccionista “fue acogido como principio de esencia” en la Constitución y también en la “génesis” del PRI.

Momentos antes de que el partido avalara la reelección de sus dirigentes, Beltrones Rivera dijo que las circunstancias suscitadas este día, además de su convencimiento personal, lo obligaron “por convicción a compartir argumentos y reflexiones tan importantes como la opinión de todos quienes queremos un partido grande, ganador y verdaderamente competitivo frente al reto que tenemos en los siguientes años”.

Subrayó algunos pasajes discutidos en las primeras asambleas para la fundación del PRI entre el 28 y el 31 de octubre de 1932. Entre ellos, destacó un párrafo en el que se habla de “uno de los postulados de más arraigo en la conciencia revolucionaria” y debe apegarse a la “traducción más fiel dentro de nuestras normas de partido de cómo conviene a los intereses revolucionarios de México” el cual es “el principio de la No Reelección en sus diversas modalidades”.

Recalcó que el principio antirreeleccionista fue acogido como “principio de esencia en la Constitución federal, pero, además, fue la génesis que le ha dado vida y consolidación al PRI como partido hasta nuestros días en que se desafía su extinción como fundamento”.

Por su parte, Laura Ballesteros, secretaria de Gestión de Movimiento Ciudadano, aseguró que “estamos viendo los últimos días del PRI”, a la vez que abrió las puertas de su partido a los priistas que “quieran trabajar para el futuro del país”; y dijo que la reelección de Moreno “no extraña”.