• Todos debemos participar en la elaboración de todos los proyectos de México y Veracruz para lograr una vida digna, refiere.

Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., 7 de julio de 2024.- El tiempo postelectoral es la gran oportunidad de tomar conciencia de la gran necesidad de actuar juntos en la verdad para el bien de todos sin excepción alguna, por lo que todos debemos participar en la elaboración de todos los proyectos de nuestra patria y de nuestro estado, aseguró la Arquidiócesis de Xalapa.

En el comunicado dominical emitido por la Oficina de Comunicación Social de esta asociación religiosa, se destaca que hoy “es tiempo de vivir la exigencia profundamente moral de actuar juntos para que todos los proyectos que están por venir se basen en los fundamentos últimos y ordenadores de la vida social”.

“Es necesario actuar en la dirección que señalan, por la vía que indican para el desarrollo de una vida digna del hombre”, refiere el documento signado por el presbítero Juan Beristaín de los Santos.

Insistió que, para ello, todas las personas deben buscar en la elaboración de los proyectos el bienestar para el país y para el estado y no evadir la cuestión de la verdad y del sentido de la vida social, ya que la sociedad no es una realidad extraña a su misma existencia.

En el comunicado destaca que la persona en su interacción social con los demás no debe guiarse únicamente por sus emociones sino fundar su acción social en los grandes principios del actuar social, que brotan de la misma naturaleza humana.

“La convivencia social tiene sus grandes ventajas cuando se inspira en los principios que iluminan el actuar individual y social para construir una sociedad más justa y solidaria”, se añade.

Por esa razón, sostiene que es deseable que se conozcan, aunque sea modo general, los grandes principios de la vida social: El bien común, el destino universal de los bienes, la participación ciudadana, la solidaridad y la subsidiaridad.

“El desconocimiento de estos principios y su nula práctica conducen a un empobrecimiento de la persona y la sociedad; se anula totalmente la dignidad de la persona y necesidades básicas hasta construir proyectos para beneficio de unos cuantos”, se recalca.

Finalmente, se menciona que hay una verdad de la sociedad que es válida para todos, basada en los principios de la vida social, que interpela toda conciencia y la invita a interactuar libremente con las demás, en plena corresponsabilidad con todos y respecto de todos.