* Estas acciones atentan contra la democracia y los valores que impulsa Morena, dice

 

Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., 17 de junio del 2024.- Al rechazar las viejas prácticas en la selección de las y los candidatos a las presidencias municipales de otros partidos que tanto han criticado, el senador electo Manuel Huerta Ladrón de Guevara advirtió que dará una lucha de ética para combatir estas acciones que atentan contra la democracia y los valores que impulsa el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En entrevista, el legislador federal morenista señaló que, más allá de que la reforma se aplique después, van a luchar desde ahora para que «no vengan los chapulines, no vengan los que toman un cargo ahorita y mañana quieren otro; que no vengan los familiares de todos los que dicen: es que no es reelección, nada más quiero que se quede mi mujer, que se quede mi hija, que se quede mi novio; eso no, eso se acabó», subrayó.

Insistió en que la lucha del Movimiento ha sido contra esas mañas, vicios y prácticas caciquiles que tanto daño le han hecho al pueblo, por lo que reiteró que en Morena, menos que nunca debe permitirse estos intentos de volver a la vieja historia que ha dejado lamentables gobiernos de corrupción, saqueo, enriquecimiento de unos cuantos y pobreza de todo un pueblo.

Al concluir el proceso electoral federal y estatal en el que Morena se consolidó como la primera fuerza, logrando el apoyo del pueblo en todo el territorio estatal, el extitular del Bienestar en el estado de Veracruz mencionó que ello implica una enorme responsabilidad para el Movimiento a fin de llevar las mejores candidatas y los mejores cuadros a la elección municipal.

«Nosotros luchamos contra el caciquismo, contra la monarquía, el compadrazgo, el amiguismo; va a ser una lucha de ética política y va a ser épica porque vamos a acabar con esas prácticas, que todavía inclusive en nuestra causa algunos quieren hacer valer», apuntó.

Además, dijo que el debate al interior de Morena está abierto, aunque la filosofía es clara, por lo que insistió que cada servidor público que fue electo para un cargo debe cumplirle al pueblo. No puede dejar botado el puesto porque ya aspira a otro, ya que eso habla muy mal de su compromiso, de sus principios y de sus valores al anteponer su interés personal por encima de la vocación de servicio.

«Y el ejemplo manda, yo no voy a decir ahora: yo quiero ser alcalde de Xalapa porque gané más votos que nadie. No, aquí el cargo que te dieron es para cumplirlo, cien por ciento, y eso es lo que haremos, aunque la ley lo permita», recalcó por último.