* Renato Riveroll Rivera, director del organismo, precisó que el puerto aún se encuentra por arriba de la media nacional en este delito

* El modus operandi siguen siendo llamadas telefónicas con amenazas hacia los dueños de negocios, las cuales posteriormente se convierten en visitas directas a los comercios

 

Enrique Burgos

Coatzacoalcos, Ver., 12 de junio del 2024.– El Observatorio Ciudadano de Coatzacoalcos (OCC) insistió en la creación de una unidad antiextorsión ante los casos que siguen presentándose.

Renato Riveroll Rivera, director del organismo, precisó que el puerto aún se encuentra por arriba de la media nacional en extorsiones, por lo que es urgente la creación de una unidad especial que combata al delito.

“Seguimos insistiendo es necesario en Coatzacoalcos una unidad antiextorsión la verdad, así como ha traído muy buenos resultados la unidad especializada contra el secuestro no solamente aquí en Coatzacoalcos, que Coatzacoalcos es un ejemplo a nivel nacional de del de la efectividad y de la de la compenetración y el trabajo conjunto con la sociedad civil es importante que haya una unidad antiextorsión.

Nosotros seguimos pidiéndole a la autoridad por favor que voltee a ver a Coatzacoalcos que establezca una unidad es importante estamos a sus órdenes en lo que les podamos apoyar pero si es necesario”, manifestó.

Tanto el OCC como el sector empresarial espera poder sostener una próxima reunión  con las autoridades de seguridad para replantear, de ser necesario, la estrategia para combatir al cobro de piso.

“Ahora estamos buscando una reunión con el secretario de seguridad pública el capitán Cuauhtémoc Zúñiga ya estamos gestionando la estamos en espera de respuesta para abordar este tema más al detalle de porque se sigue presentado  la extorsión y el cobro de piso entonces pues no quitamos el dedo del renglón seguimos sumando vamos a la autoridad poniéndonos  a sus órdenes diciéndoles en qué les ayudamos para diseñar estrategias que conduzcan a políticas públicas que sean efectivas en el combate a este delito”, refirió.

Reiteró que el modus operandi sigue siendo llamadas telefónicas con amenazas hacia los dueños de negocios, pero posteriormente esas llamadas se convierten en visitas directas a los comercios.

“Lo más delicado es cuando se apersonan en el lugar en el negocio, en la casa ahí hay que tener cuidado, pero la mayoría es importante recalcarlo que son vía telefónica o sea son engaños telefónicos”, concluyó.