* Dijo que cada vez hay más conflictos debido a que los niños llegan a ser educados de manera solitaria y compensados económicamente

 

Enrique Burgos

Coatzacoalcos, Ver., 10 de junio del 2024.- En el marco del 89 aniversario de Alcohólicos Anónimos en el mundo, Amada Sánchez, responsable del centro de salud “Dr. Agustín Hernández Mejía” de Coatzacoalcos, manifestó que las familias monoparentales han provocado un incremento en el consumo de alcohol desde la niñez y la adolescencia.

Dijo que cada vez hay más conflictos debido a que los niños llegan a ser educados de manera solitaria y compensados económicamente.

“La falta de familias, como familias parentales, antes eran padre y madre. Ahora se ve el conflicto de ser solo familias monoparentales de un solo miembro. Estos niños están siendo educados de manera solitaria, compensados económicamente y están siendo gente muy lastimada. Al final, todos sabemos que tenemos heridas emocionales”, apuntó.

Recordó que, ante el dolor emocional, el alcohol llega a mitigarlo, por lo que la gente comienza a tomar sin control.

“Lo que mitiga el dolor, lo que hoy aprendí, es que adormece las emociones”, agregó.

La doctora reiteró que el alcoholismo trae consecuencias fatales cuando los conductores deciden tomar el volante a pesar de estar bajo los influjos de la bebida.

“Transitar alcoholizados, vemos muchos eventos que pudieron haberse evitado. El gobierno pone los famosos alcoholímetros, pero a veces la gente se avisa entre sí para informarles de las rutas por dónde no deben pasar para evitarlos. Todos los días, creo que de manera personal, circula gente alcoholizada”, apuntó.

Reconoció la labor de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, ya que ha demostrado que su método es el que mejor funciona, al ser de acompañamiento entre humanos.

“Entre gente que tiene la experiencia. No se trata solo de tener psicólogos y psiquiatras, aunque los necesitamos, sino de personas que saben y que sienten lo que es tener una adicción al alcoholismo”, concluyó.