Xalapa, Ver., 7 de junio de 2024.-  Los recientes incendios que han arrasado vastas áreas forestales en Veracruz han generado preocupación y consternación en la comunidad.

Las autoridades han encontrado evidencia que apunta hacia la utilización de bombas tipo molotov y pequeñas garrafas con diésel como medios para iniciar los incendios.

Esta revelación ha avivado la indignación pública y ha suscitado un llamado urgente a la acción para identificar y castigar a los responsables.

El hecho de que en solo tres semanas se hayan liquidado 68 incendios forestales, con otros 4 aún por cerrar y 24 en combate activo, refuerza la sospecha de que estos eventos son más que simples accidentes naturales.

La magnitud y frecuencia de los incendios apuntan a una coordinación y planificación detrás de los mismos, lo que sugiere un motivo más allá del azar o la negligencia.

Además, el uso de artefactos incendiarios tan específicos como las bombas molotov indica una intención maliciosa y premeditada por parte de los perpetradores.

En un contexto donde la conciencia ambiental y la protección de los recursos naturales son cada vez más prioritarias, la idea de que estos incendios hayan sido provocados deliberadamente resulta especialmente alarmante.

Más allá de los devastadores efectos inmediatos en la flora y fauna local, tales acciones representan una amenaza para el equilibrio ecológico y la sostenibilidad a largo plazo de la región.