México enfrentó unas elecciones monumentales y potencialmente transformadoras. Más de 98 millones de ciudadanos decidieron el futuro de la nación, eligiendo entre Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez. Las favoritas, Sheinbaum y Gálvez, se declaran vencedoras y una de ellas se convertirá en la primera presidenta de México, marcando un momento histórico. Pero no todo fue fiesta. La violencia electoral empañó el proceso. Con 93 personas asesinadas, incluyendo 37 candidatos, estas elecciones se convirtieron en las más sangrientas de la historia moderna del país. Que nunca más vuelva a suceder. | Se detalla en “Frentes Políticos” de Excelsior.