BBC Mundo

Claudia Sheinbaum aventaja a Xóchitl Gálvez en la elección presidencial de México de este domingo, según los primeros datos del conteo preliminar y las encuestas y a la espera de los resultados oficiales.

El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), con 25% de avance en el conteo de votos, da a Sheinbaum más del 57% de los votos. Gálvez obtiene 30% y Jorge Álvarez Máynez, del partido Movimiento Ciudadano, el 10% de los sufragios.

Sondeos a pie de urna de medios mexicanos indican también que la científica y exalcaldesa de Ciudad de México, de 61 años, obtuvo más del 50% de los votos.

El presidente del partido Morena, Mario Delgado, aseguró que las encuestas le daban amplia ventaja a su candidata. “No hay duda del triunfo de Claudia Sheinbaum… Estamos frente a una hazaña sin precedentes en nuestro país», dijo el dirigente.

Gálvez, de una coalición de partidos de oposición, dijo, sin embargo, que sus encuestas mostraban que los votos le favorecían.

«Yo les había dicho desde hace meses que íbamos a ganar las elecciones a pesar de todas las trampas», dijo Gálvez en una conferencia de prensa tras el cierre de las urnas.

Más tarde, en su cuenta de X (antes twitter), la opositora puso en duda los resultados que se vislumbran: «Los votos están ahí. No permitamos que los escondan».

«Quieren que te vayas a dormir creyendo que te ganaron. Mienten como siempre», agregó sin decir a quién se refiere.

El Instituto Nacional Electoral (INE) debe publicar la noche de este domingo el conteo rápido con un muestreo de mesas de votación que ofrecerá un resultado fiable. Pero el anuncio se fue retrasando y no hay certeza de cuándo se producirá.

Más de 98 millones de ciudadanos estaban habilitados para elegir más de 20.000 cargos de elección popular, números que hacen de la elección de este domingo la más grande de la historia del país.

Además de la presidencia, las 500 curules de la Cámara de Diputados y los 128 escaños del Senado estaban en disputa. También ocho gubernaturas y la jefatura del gobierno de Ciudad de México fueron renovadas.

Los comicios estuvieron marcados por la violencia. Según un recuento del gobierno federal, 22 candidatos a puestos locales fueron asesinados. Sin embargo, organizaciones independientes contaron hasta 37 víctimas.