Manuela V. Carmona/ corresponsal en Orizaba y municipios de las Altas Montañas

Nogales, Ver., 26 de marzo de 2024.- Una total devastación en los sembradíos de aguacate Hass, laurel y árboles maderables es lo que está dejando por su paso los incendios forestales que se han registrado en zonas de las comunidades de la zona alta del ejido de Palo Verde, que abarca cuatro localidades en el municipio de Nogales.

Pobladores lamentaron que las autoridades minimicen esta situación, pues además de las pérdidas en los cultivos y bosques de los cuales se estiman son más de 200 hectáreas, también se tuvieron varias viviendas afectadas en su totalidad, mientras que más de mil personas tuvieron que ser evacuados de sus casas. “Las autoridades tienen que venir para que vean las afectaciones, porque no es lo mismo estar a tras de un escritorio».


Cuestionado sobre la respuesta de las autoridades el agente municipal de Palo Verde Saul de Jesús Cruz, recordó que desde la tarde del domingo se inició el incendio forestal, sin embargo, los representantes estatales no se han parado por la zona, sino que únicamente el Ayuntamiento de Nogales ha enviado pipas de agua.


Detalló que son aproximadamente 150 productores de Hass, laurel y arboles maderables de Chicahuaxtla, El Nicho, Palo Verde, Reforma y San Mateo que conforman el ejido de Palo Verde los que están resultando afectados en al menos un 70 por ciento de los arbustos.


Explicaron que con la poca herramienta que tenían a la mano, cuando iniciaron los incendios empezaron a realizar los trabajos para que no llegaran a sus siembras, lamentablemente, los vientos impidieron que esa labor lograra su objetivo y a pesar de que, durante el lunes, la población civil les ha dotado de agua embotellada, siguen siendo las herramientas como machetes, palas y azadones las que les faltan para que puedan continuar con las labores.