* La agraviada explicó que tuvo que cambiar su lugar de residencia a Quintana Roo debido a las amenazas de muerte, «levantones», entre otras

 

* Estuvo presa 6 meses por el delito de corrupción de menores, lo cual logró demostrar que era totalmente falso

 

Sergio Aldazaba

Veracruz, Ver., 21 de marzo del 2024.- Tras 6 meses en la cárcel y 2 años sin poder ver a sus hijos, Elisa María Saldívar Barcelata, sobreviviente de violencia vicaria, realizó una manifestación significativa en la Ciudad Judicial junto a más mujeres feministas para exigir justicia en su caso.

La agraviada explicó que tuvo que cambiar su lugar de residencia a Quintana Roo debido a las amenazas de muerte, «levantones», entre otras, que ha recibido de su ex esposo y presunto agresor, Juan Eugenio «N», en Veracruz.

Elisa señaló que ahora él está imputado por el delito de retención de menores, luego de negarse a entregarles de vuelta a sus niños tras la orden de un juez que le había otorgado la custodia de ambos.

Es importante recordar que ella estuvo presa 6 meses en Quintana Roo por el delito de corrupción de menores, lo cual logró demostrar que era totalmente falso al presentar las pruebas pertinentes, y ahora lucha por su familia.

Relató que fue durante una de sus visitas controladas al Centro de Convivencia Familiar (CECOFAM) donde fue detenida a finales del 2022 por un delito inventado. Ahora teme que en su búsqueda de justicia la vuelvan a meter a la cárcel de manera injusta.

«Un día me tocaba visitar a mis hijos en el CECOFAM y era una trampa. Cuando llegué al Juzgado, me arrestaron. Me habían fabricado un delito en Cancún. Me llevaron a Cancún, donde él ya había negociado con la Fiscalía mi cárcel. Me metieron a la cárcel 6 meses sin ninguna prueba. Fue otro acto de violencia vicaria», expresó.

«Mi caso se hizo mediático a nivel nacional e internacional. Ahora también estamos con Colectivas Internacionales. Cuando esto se hizo mediático, las autoridades en Cancún, Quintana Roo, tomaron cartas en el asunto y me sobreseyeron el caso porque no había ninguna prueba.

«Al salir, fui al Juzgado para hacer efectiva mi restitución inmediata. Todo ha sido muy lento. Incluso el Juzgado se excusó de mi caso. La carpeta judicial por la cual vengo a esta audiencia está judicializada dos años y medio después, y seis meses después tengo la audiencia. Esta es la primera audiencia inicial donde él es el inculpado.

«Los niños están con él. No tengo ninguna visita, no he visto a mis hijos en dos años. Lo peor es que estaba residiendo en Quintana Roo por las amenazas de muerte y levantones que él hace a través de amistades», acusó la entrevistada.

Elisa Saldívar recordó que Veracruz es uno de los pocos estados en México que aún no ha aprobado en su ley la Violencia Vicaria. Permanece guardada en un cajón de los legisladores a la espera de ser discutida en el pleno.

«Estamos impulsando esta ley. La violencia ha mutado. Pasó de una violencia familiar a una mutación donde, ahora que hay más leyes que defienden a la mujer, los agresores recurren a otros actos, como quitarles los hijos o golpearlas. En muchos casos, los agresores tienen un perfil narcisista y psicópata. En ocasiones, abusan sexualmente de las niñas», agregó.

Por último, Elisa Saldívar recordó a todas las mujeres que se vean afectadas por cualquier tipo de agresión que deben levantar la voz. La violencia no debe normalizarse, y es imperativo visibilizar cada acto.