* Agregó que en la Fiscalía los golpearon para confesar un delito que no habían cometido

* Señaló que uno de los apresados, es autista y debido a la golpiza se encuentra muy grave en la cárcel de Jalacingo

* Gloria Alonso busca que este caso llegue a manos del Presidente de la República, porque quiere justicia para sus sobrinos

 

Lizbeth Paola Sampieri

Xalapa, Ver., 20 de marzo de 2024.- Esta mañana, en conferencia de prensa, se presentó la ciudadana Gloria Alonso pidiendo a las autoridades revisar las carpetas de investigación que actualmente acusan a sus sobrinos de haber privado de la libertad a dos menores de edad.

Dijo que ha tratado toda la vida con sus sobrinos y que jamás se han metido con nadie. Tiene un hijo y nunca cubriría un delito, incluso si fueran culpables sus parientes, no intervendría porque se debe hacer justicia. Subraya que nunca se han involucrado con el crimen o personas peligrosas; siempre han trabajado honradamente para salir adelante.

Reiteró que ni ella ni su familia han tenido nexos con la cárcel; por ello, no cuentan con dinero para pagar un abogado. Actualmente, se encuentran con uno de oficio que no ha solucionado nada. «¿Cómo le va a ganar un abogado de oficio a la fiscalía?», mencionó.

Cuenta que Omar, uno de los apresados, es autista y debido a la golpiza que recibió el día de su aprehensión, en estos momentos se encuentra muy grave en la cárcel de Jalacingo, al igual que su hermana Dora.

Agregó que en la Fiscalía los golpearon para confesar un delito que no habían cometido. La golpiza fue tal que terminaron internados en el hospital de Tlapacoyan. Ella, al denunciar esto ante las autoridades, exigió las cámaras del hospital, pero no le quieren entregar los videos.

«Si me pasa algo a mí o a mi familia, hago responsables a la policía ministerial de Tlapacoyan, porque allá así es; si levantas la voz, te callan para siempre», dijo.

Por otra parte, comenta que en las audiencias no va la parte acusadora y tampoco los menores que supuestamente fueron secuestrados. Aclaró que los niños son huérfanos y no sabe exactamente quién los cuida, tampoco quién demandó a sus sobrinos por este crimen.

También menciona que ella tiene pruebas de que sus sobrinos estaban trabajando cuando ocurrió la supuesta sustracción, pero las autoridades no las hacen válidas, a pesar de tener testigos que corroboren su inocencia.

Por último, busca que este caso llegue a manos del Presidente de la República, porque quiere justicia para sus sobrinos. Dijo que desde que fueron detenidos, su vida cambió, ya que siempre los esperaba para comer y cenar. La madre de los presidiarios se encuentra en depresión y tuvo que abandonar su trabajo en Jalisco debido a la detención de sus hijos el pasado 06 de marzo del año en curso.