* Invita a vivirla con responsabilidad, de lo contrario nos lleva a una situación nacional donde reina la violencia extrema, la mentira sistemática y el empobrecimiento espiritual

Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., 25 de febrero de 2024.- La Arquidiócesis de Xalapa recomendó vivir la Cuaresma con toda responsabilidad y gusto, pues nos hará crecer realmente en nuestro interior para beneficio personal y de los demás, y es una gran oportunidad para dar un gran paso hacia una renovación personal y nacional.

En el comunicado dominical, emitido por la Oficina de Comunicación Social de esta asociación religiosa, se destaca que vivir sin Dios y sin los demás “conduce irreversiblemente a una situación nacional donde reina la violencia extrema, la mentira sistemática y empobrecimiento espiritual y material sin precedentes”.

En el documento, signado por el presbítero Juan Beristain de los Santos, titular de la citada oficina, refieren que hemos sido creados para vivir la unión y comunión con los demás. Somos verdaderamente mejores personas y más libres en el encuentro con los demás, pero sobre todo con Dios.

Se recuerda que la Cuaresma es el espacio de tiempo de 40 días que tiene un creyente para revivir o reactivar su relación con el Dios del amor y de la alegría. En estos días cuaresmales, Dios se acerca realmente, en su Hijo Jesucristo encarnado, a todos y a cada uno de nosotros para sostenernos y brindarnos lo esencial de la vida: El amor y la misericordia. 

“El creyente, consciente de esta ayuda divina e invisible, tiene la posibilidad real de entrar en un proceso de crecimiento personal para lograr, a través de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, un cambio de vida marcado por la justicia, la paz y la solidaridad. Esta vida nueva en Cristo es el horizonte de los principales proyectos de desarrollo integral de todos sin exclusión de nadie”, se añade en el comunicado. 

Además, se señala que conviene observar con ojos de fe, la realidad que nos rodea en nuestra sociedad veracruzana. Con la fe descubrimos que el Creador se nos brinda a sí mismo en su Hijo Jesucristo. 

Se recuerda a Joseph Ratzinger, quien fuera Papa Emérito, nos recuerda que es Dios quien entra y se hace presente en nuestro tiempo: “Hemos olvidado lo importante que es dejar entrar a Dios en el tiempo y no usar el tiempo sólo como material disponible para satisfacer las propias necesidades. Hay que dejar de lado los pragmatismos y obligaciones para entregarse en persona a Dios y a los demás”. 

“Cuaresma es el tiempo en que Dios está más cerca de nosotros para acompañarnos en todo el recorrido de nuestra vida con todas sus circunstancias. Él siempre nos quiere decir algo nuevo, pero sobre todo quiere amarnos para que nos encontremos y practiquemos la ayuda desinteresada y la justicia con los demás hasta lograr una sociedad sin desigualdades y sin violencia”, se indica por último.