* Se ubica en la Unidad Habitacional Lomas Verdes, en donde se presume hay casos de COVID-19 y no se establecen protocolos sanitarios

* Piden la intervención de las autoridades correspondientes para establecer medidas de salubridad

 

Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., 21 de febrero del 2024.- Padres de familia del jardín de niños Bertha Hernández Díaz, ubicado en la Unidad Habitacional Lomas Verdes de esta ciudad capital, manifestaron su preocupación debido a que se han presentado casos de enfermedades respiratorias y no se toman en cuenta las medidas sanitarias para evitar su proliferación.

A través de sus redes sociales hicieron público el problema, que no atenderse de inmediato, podría provocar contagios, sobre todo porque se han presentado cuadros de COVID-19.

Y es que en dicho plantel escolar ya se han confirmados entre alumnos padres y maestros, y pese a ello no se establecen los protocolos sanitarios correspondientes.

Se indica que la directora del plantel tiene conocimiento del problema, pero no está tomando las medidas de salubridad pertinentes para evitar contagios entre los infantes.

Aunque los niños presentan cuadros de tos, es obligatorio asistir a clases y, si por este motivo el menor no asiste, los docentes no proporcionan información de las tareas que se están llevando a cabo en la escuela o se enojan con el tutor y no responden a las dudas que se les presenta, pero lo preocupante es que si el menor presenta un cuadro de enfermedad respiratoria lo marginan, haciéndolo a un lado de todas las actividades escolares que se desarrollen.

Los padres de familia acusaron que, de no tomarse las previsiones correspondientes, el foco de contagio es evidente, al no exigir el uso del cubrebocas a todos los que asisten al plantel, sobre todo para los pequeños, que no tienen el cuidado necesario y tosen sin tomar las previsiones respectivas, mucho menos medir las consecuencias de su acción.

Por tal motivo, pidieron la intervención de las autoridades correspondientes y se establezcan protocolos de salubridad para evitar propagar el contagio o una situación que lamentar.