Manuela V. Carmona/ corresponsal en Orizaba y municipios de las Altas Montañas

Orizaba, Ver.,08 de febrero 2024.- La contaminación que genera la “moda rápida” o Fast Fashion al medio ambiente es muy alta y el daño permanente que causa es cada vez mayor, pues es común ya encontrar microplasticos en las aguas, debido a la gran cantidad de materiales sintéticos que se tiran al mar, consideró la a artista textil y diseñadora de moda en textiles artesanales mexicanos, Yoloxochitl Alvarado.

En su vista a las Altas Montañas, la artista originaria de Texcatepec, Veracruz explicó que los textiles y telas provenientes de materias orgánicas podrían tener una duración mínima de 5 años, sin embargo, fácilmente tienen un tiempo de vida de hasta 20 años, muy por encima de lo que ofrece la moda rápida.

Expuso que la fast fashion privilegia la producción de volúmenes grandes de ropa que en su mayoría es de mala calidad y bajo costo, por lo que la posibilidad de que sean reutilizadas resulta imposible, mientras que en los textiles artesanales se apremian los procesos naturales, con fibras orgánicas que hacen que además de diseños únicos, se tenga una calidad inigualable en las telas.


Detalló que uno de los grandes problemas en la moda es la elaboración por volúmenes que genera una alta contaminación al momento del teñido de las telas pues el uso de materiales sintéticos hace que tres cuartas partes de las aguas utilizadas se vuelvan toxicas e inutilizables, mientras que en el teñido artesanal se utilizan materiales orgánicos que fácilmente se degradan en el medio ambiente.

Y es que de acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta; cada año el sector del vestido consume 93 mil millones de metros cúbicos de agua y también se tiran al mar medio millón de toneladas de microfibra y es responsable del 8 por ciento de las emisiones de carbono, además de que cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura siendo la industria de la moda la responsable de 20 por ciento del desperdicio total de agua a nivel mundial.