• De acuerdo a representante del Barzón de Resistencia Civil

Áser Oropeza Lara 

Xalapa, Ver., 03 de febrero del 2024.- De acuerdo con la representante legal del Barzón de Resistencia Civil, Teresa Carbajal Vázquez, la cartera vencida en las tarjetas de crédito incrementó un 48.5% hasta noviembre 2023 con respecto a los mismos periodos de años anteriores.

«Se trata de tarjetas de crédito, préstamos personales y créditos de nómina que son las principales fuentes de liquidez o de financiamiento de la población en toda esta situación económica que hemos vivido», añadió.

Durante conferencia de prensa, Carbajal Vázquez, indicó que estos créditos son usados principalmente para despensas, pago de servicios, farmacias, gasolineras y en los rubros de salud y educación.

El mayor número de casos se da en personas asalariadas y adultos mayores, por lo que tienen riesgo de enfrentar juicios de cobranza y pueden perder sus viviendas.

“Estas cifras has superado las del 2009, en donde se dio una crisis económica demasiado grave para nuestro país”, por lo que recordó que en esa época, la cartera vencida fue de 38 mil 127 millones de pesos, mientras que en la actualidad se instala en los 43 mil millones 491 millones de pesos.

«Todos los gobiernos le han encontrado la fórmula fácil a la moratoria, que es culpar al usuario de servicios financieros y decir: es que debes porque fuiste irresponsable, porque estás gastando de más, es que sí debes paga tus deudas”.

Por lo que afirmó que las autoridades reguladoras de las instituciones de crédito se hacen a un lado y son omisas de llevar a cabo su trabajo.

«El crédito sigue siendo caro y esto es parte del problema por el cual entre más aumenta el pago que las personas tienen que hacer de sus créditos o de sus financiamientos, las instituciones de créditos se están hinchando los bolsillos”, acusó.

En ese sentido, exigió a las autoridades de índole federal, legisladores y candidatos lleven a cabo medias urgentes para que las familias salgan de su sobre endeudamiento y ya no favorecer a los bancos con ganancias billonarias basadas en la explotación de los trabajadores.