elfinanciero.com

Una jueza federal revocó la prisión preventiva a ocho militares acusados de la desaparición de 43 estudiantes de magisterio en el sur de México en 2014, conocido como caso Ayotzinapa, y les permitió que sigan su juicio en libertad con el pago de una fianza, la prohibición de salir del país y su presentación quincenal ante los juzgados.

Santiago Aguirre, abogado de los padres de los desaparecidos, explicó el sábado a The Associated Press que la audiencia en que se tomó la decisión tuvo lugar la víspera y los beneficiados por el cambio de medida cautelar están acusados por el delito de desaparición forzada de personas, lo que supone un nuevo golpe a un caso que después de nueve años sigue sin esclarecerse.

“Es la confirmación de que el caso se está cayendo por la intervención de Sedena (Secretaria de la Defensa Nacional)”, agregó Aguirre. “En la defensa de estos acusados participan abogados militares”.

Con esta medida sólo quedarán en prisión cinco militares, entre ellos un general, que son los únicos cuya presunta responsabilidad habría reconocido el Ejército, agregó Aguirre. Tres de ellos también están acusados de delincuencia organizada. Presuntamente colaboraban con un cártel local que traficaba droga hacia Estados Unidos.


A nueve años del ataque del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, no está claro ni el móvil del crimen ni el destino de los estudiantes, aunque se encontraron restos calcinados de tres de ellos y se presume que todos fueron asesinados por miembros de un cártel que traficaba heroína y que actuó coludido con fuerzas de seguridad y autoridades locales, estatales y federales, militares incluidos.

La participación de las Fuerzas Armadas está confirmada por la Fiscalía General de la República, así como por la Comisión de la Verdad creada al principio de este gobierno y por los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que investigaron el caso ocho años. Sin embargo, no está claro hasta dónde llegó su actuación.

‘Ganas no me faltaron’: Manlio Fabio Beltrones asegura que no torturó a Mario Aburto

‘Ganas no me faltaron’: Manlio Fabio Beltrones asegura que no torturó a Mario Aburto


El presidente Andrés Manuel López Obrador —que ha dado cada vez más poder a los militares— insiste en que los involucrados son sólo de un puñado de elementos aunque durante su gobierno se calificó el ataque como un “crimen de Estado”.

Militares participaron en los hechos del Caso Ayotzinapa

Los expertos internacionales y los abogados de las víctimas aseguran que existen muchas evidencias de que la participación de las Fuerzas Armadas fue mucho mayor, no sólo en el ataque sino en la posterior obstrucción a la justicia. El problema, denunciaron, es que la Secretaría de la Defensa sigue ocultando unos 800 documentos de inteligencia que podrían contener datos clave para el esclarecimiento de los hechos.

La excarcelación de los ochos militares llega poco más de una semana después que las familias de los 43 amenazaran el jueves con romper el diálogo con el gobierno si no les entregaban los documentos militares que faltan, que llevan exigiendo un año y que provocó que los expertos de la CIDH dejaran el país en julio por este motivo.

Hasta ahora el procesado de mayor rango es el exprocurador general Jesús Murillo Karam, acusado por obstrucción a la justicia, tortura y desaparición forzada y en prisión preventiva.

En noviembre, un juez federal le concedió el cambio de medida cautelar a prisión domiciliaria por cuestiones de salud pero sigue encarcelado porque tal decisión solo afectaba a uno de los varios casos que hay en su contra.

López Obrador se comprometió a esclarecer el caso antes del fin de su mandato, el próximo 1 de octubre, pero los padres de los desaparecidos confían cada vez menos en él.

Si se confirma el cambio de medida a estos 8, permanecerán en prisión 5 militares acusados de delincuencia organizada: El general Rodríguez Pérez, que era coronel del 27mo Batallón en 2014 siendo el de mayor grado; y siendo los otros Eduardo Mota Esquivel, Fabián Alejandro Pirita Ochoa y José Martínez Crespo, todos dentro en la causa penal 15/2022 del mismo Juzgado. Los últimos tres procesados también por la desaparición de los estudiantes. Adicionalmente, permanece en prisión en esta misma causa 1/2023 Francisco Narváez Pérez, porque decidió llevar su defensa por su cuenta.

Los que han logrado cambio de medida es a quienes les defiende entre otros el abogado militar Jorge Alfredo Rico Pérez, entre otros, y son ellos quienes están buscando que comparezca como testigo Alejandro Encinas, integrantes del GIEI y periodistas que documentaron el caso.

Básicamente estamos en el mismo escenario que en septiembre de 2022, cuando cancelaron las órdenes y renunció el anterior Fiscal, Omar Gómez Trejo. Solo quedan privados de la libertad los que trascendió que había aceptado el Ejército en su acuerdo con FGR.