El exgobernador de Baja California con Morena, Jaime Bonilla, y casi dueño del PT local, ahora representa una molestia constante al partido guinda, como traer un alacrán en la ropa interior. Con la bandera del PT se presenta como el verdadero portavoz de la Cuarta Transformación, intentando captar a los descontentos con el movimiento original. Busca mantenerse en la escena política, apoyándose en diputados que quieren reelegirse y que sirvieron a sus intereses. Ya fuera del partido que le dio el poder, despotrica en su contra. Y este 2024 se fortalece, cuidado. | Se detalla en “Frentes Políticos” de Excelsior.