excelsior.com

El Papa Francisco, después de cancelar su participación en la COP28 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), sorprendió a todos con una declaración sarcástica: «Como ven, estoy vivo». Durante el seminario «Ética en la gestión de la salud», el pontífice explicó que su médico no le permitió asistir a Dubai, recalcando la imposibilidad de viajar debido a su salud.

En un tono irónico, el Papa agradeció a Dios que no se tratara de una pulmonía y destacó la incompatibilidad de pasar de un clima artificialmente acondicionado con aire frío al calor exterior, lo cual no sería conveniente para su condición actual.

En su audiencia semanal del miércoles, Francisco mostró signos de cansancio y dificultades para respirar, solicitando a un asistente que leyera su texto en su lugar. Siguiendo el consejo médico, se vio obligado a cancelar su viaje a la COP28 en Dubái.

El Papa, que en su juventud fue sometido a una ablación parcial de un pulmón, planeaba ofrecer un discurso el sábado como parte de su estadía en Emiratos Árabes Unidos, programada inicialmente de viernes a domingo. El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, representará a la Santa Sede en Dubái.

A pesar de su ausencia, el Papa Francisco ha destacado la importancia de la defensa del medio ambiente, siendo un pilar fundamental de su pontificado. La cancelación de su participación marca la primera vez desde 1995 que un jefe de la Iglesia católica no asiste a esta cumbre anual de la ONU.