Amre Vale

 

Xalapa, Ver., 25 de noviembre de 2023.- En conocido negocio de la ciudad capital un grupo de féminas fijaron un contundente posicionamiento para que los partidos políticos las tomen en cuenta para participar en elecciones de cargos públicos. A continuación el escrito de la Red de Mujeres Defensoras de la Paridad:

En el Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres quienes integramos el Capítulo Veracruz de la

RED DE MUJERES DEFENSORAS DE LA PARIDAD EN TODO,

hacemos el siguiente

POSICIONAMIENTO

En Veracruz las mujeres vivimos en riesgo permanente, 53 feminicidios, 759 mujeres desaparecidas, y segundo lugar a nivel nacional en el Registro Nacional de Personas sancionadas por Violencia Política contra las Mujeres en razón de género, con 43 personas sancionadas.

La igualdad sustantiva es un reclamo nacional, porque el Estado no ha sido capaz de garantizarnos una vida libre de violencia y el derecho a la justicia.

En el inicio del proceso electoral exigimos a las autoridades garantía para que las mujeres que participen para un puesto de elección, lo hagan en un marco de respeto a sus derechos políticos y electorales.

La paridad es un principio constitucional que obliga a todos los poderes públicos a implementar las acciones que les señala la ley y etiquetar los recursos necesarios para que las mujeres compitan en igualdad de condiciones con los hombres.

Reconocemos que vivimos un hito histórico en materia política. Por primera vez y gracias al principio de paridad,  como acto de vindicación y justicia, podría ser electa una mujer como presidenta, así como se contara con un mayor número de gobernadoras en varias entidades federativas, senadoras, diputadas federales y locales, así como alcaldesas. Paradójicamente, a mayor participación política de las mujeres, se acrecientan los casos de violencia política contra éstas.

Pareciera que el patriarcado asume el revanchismo como su estandarte. Misoginia y machismo arraigados en las prácticas políticas y el ensañamiento contra mujeres que deciden ejercer sus derechos politico-electorales.

La violencia política contra las mujeres en razón de género es un flagelo que demerita a las mujeres en el ejercicio de sus derechos políticos y es un obstáculo para que ellas logren acceder a los puestos de toma de decisiones.

La paridad en todo implica igualdad de condiciones para postularse en distritos competitivos, para obtener financiamiento de sus campañas, para acceder a los tiempos de radio y televisión y para desarrollar sus campañas libres de violencia.

La democracia paritaria es fundamental para construir una sociedad equitativa donde todas y todos ejerzan sus derechos sin ningún tipo de discriminación.

Las mujeres no podemos permitir la vulneración de nuestro derecho a participar en política, nuestra aportación a la vida pública es fundamental para fortalecer nuestro sistema democrático.

Por todo ello, la Red vigilará que la competencia electoral en Veracruz sea con apego irrestricto a la ley y estará atenta para que las condiciones igualitarias sean una realidad en este proceso electoral y exigirá a todas las autoridades competentes a que se sancione a toda persona o ente político o privado que violente los derechos de cualquier mujer y de cualquier partido.

Estaremos observantes de que cada uno de los 8 partidos políticos representados en la entidad y que firmaron en marzo pasado el Acuerdo Pluripartidista para el combate a la violencia contra las mujeres al que les convocamos en la presencia de las autoridades electorales que fueron testigas de honor de ese momento, sea cumplido. Ese Acuerdo les compromete a requerir a sus aspirantes que demuestren haber recibido capacitación específica en la materia como una forma de dar un paso más adelante en un compromiso que nos obliga a todas y a todos a tomar acciones concretas frente a un fenómeno que asecha.

De igual manera les decimos a cada uno de los institutos políticos participantes del proceso electoral, que aunque en Veracruz no se han hecho las reformas necesarias para que la 3 de 3 estuviera armonizada, su aprobación Constitucional obliga a que ni deudores alimentarios, ni acosadores sexuales ni violentadores sean postulados. Su responsabilidad pública de no permitir que violentadores lleguen al poder estará puesta de manifiesto en esta contienda.

En Veracruz hemos prácticamente perdido un sexenio en materia de políticas públicas para el fomento de la igualdad y el combate a la violencia contra las mujeres. Y desde aquí les decimos a quienes aspiran a la gubernatura: las mujeres veracruzanas necesitamos conocer sus propuestas específicas para recuperar el Instituto Veracruzano de las Mujeres como instancia encargada de la política pública, pero también requerimos de su compromiso claro en materia presupuestal, porque sin recursos todas las acciones emprendidas son superficiales y demagógicas.

Nosotras, las activistas, las colectivas, las académicas, las empresarias, las investigadoras trabajaremos en una agenda clara sobre lo que es prioridad de atender.

Ya no tenemos más tiempos que perder.

Nos duele la ausencia de compromiso público con la gran causa de las mujeres, nos duele el uso político de mujeres a las que se coloca en cargos públicos para aparentar una equidad carente de incidencia pública.

Es urgente que la violencia no puede ser la única forma de relacionarnos entre mujeres y hombres y que nuestra sociedad está llamada a reconocer los derechos de todas y de todos y que las autoridades deben protegerlos, respetarlos y garantizarlos.

Paridad en lo público y en lo privado.

Paridad para gobernar.

Paridad para cuidar. Paridad en Todo.