* Iba saliendo de su negocio cuando fue atacado

* Aparentemente puso resistencia

* El maleante escapó rápidamente del lugar

 

Sergio Aldazaba

Veracruz, Ver., 21 de noviembre del 2023.- Este martes por la noche un empresario de la tercera edad que finalizaba sus labores al salir de su comercio ubicado en la colonia Ejido Primero de Mayo Norte, fue agredido a golpes y de un balazo en un aparente intento de asalto.

De acuerdo a los datos recabados en el lugar, el hecho por el que acabó en el hospital, ocurrió en la esquina de la calle 5 de Febrero con la avenida Ejército Mexicano, a un costado de su negocio denominado Aluminio y Cristales Aluvisa.

Aparentemente habría sido un solitario sujeto quien tomó por sorpresa al señor Rafael «N» cuando se disponía a abordar su automóvil Cadillac color gris estacionado a unos pocos metros de la entrada de su propia empresa.

Dicho individuo armado con una pistola tipo escuadra, amenazó al agraviado, pero hasta el momento se desconoce si pretendía despojarlo únicamente de lo que llevaba encima consigo o también de su lujoso vehículo.

Fue en el momento en el que la víctima supuestamente habría opuesto resistencia, que el ladrón no se tentó el corazón y comenzó a golpearlo en la cabeza con el arma de fuego para finalmente dispararle.

El maleante escapó rápidamente del lugar, mientras sus empleados que escucharon la detonación de inmediato salieron a ver qué había ocurrido y encontraron al señor Rafael golpeado y con una herida de arma en la pierna.

Elementos de la policía municipal, estatal, naval, fuerza civil y guardia nacional llegaron a ese sector y confirmaron que el agraviado tenía un rozón de bala en una de sus rodillas, por lo que de inmediato pidieron el apoyo de una ambulancia.

Técnicos en urgencias médicas de Médica del Futuro y Bomberos Conurbados llegaron para brindarle los primeros auxilios al agraviado quien permaneció arriba de su vehículo para finalmente ser llevado a un hospital para valorar sus heridas.

Pese al intenso despliegue de las mencionadas corporaciones, nunca les fue posible dar con el paradero de la agresor, en tanto policías ministeriales llegaron para entrevistarse con empleados y familiares para abrir la indagatoria pertinente.