* Unos 25 congresistas republicanos votaron en su contra en una tercera ronda de votación en la Cámara el viernes, más que los 22 que se habían opuesto en la segunda ronda

Excelsior

El intento del republicano conservador de línea dura Jim Jordan de convertirse en presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos terminó el viernes cuando sus compañeros de partido le revocaron el apoyo tras una tercera votación fallida en el pleno de la Cámara, dijeron los legisladores.

La decisión significa que la Cámara se quedará sin líder y no podrá responder a la petición del presidente Joe Biden de ayuda a Ucrania e Israel hasta la próxima semana como muy pronto.

La oposición a la candidatura de Jordan desde dentro de su partido creció a lo largo de la semana. Unos 25 congresistas republicanos votaron en su contra en una tercera ronda de votación en la Cámara el viernes, más que los 22 que se habían opuesto en la segunda ronda el miércoles. Jordan recibió 194 votos, muy por debajo de los 214 que necesitaba para hacerse con la presidencia. Los republicanos votaron entonces a favor de revocar su nombramiento en una reunión a puerta cerrada.

En su tercera semana sin presidente, la Cámara de Representantes no puede pronunciarse sobre un paquete de seguridad nacional de 105 mil millones de dólares presentado por Biden el viernes, que reforzaría la seguridad fronteriza de Estados Unidos y enviaría miles de millones a Israel y Ucrania.

«Jim es un buen hombre. Pero ya sabes, cuando los votos no están ahí, los votos no están ahí», dijo el representante republicano Greg Murphy.

Aliado cercano de Donald Trump, Jordan fue un «jugador significativo» en los intentos del expresidente de anular la victoria de Biden en las elecciones de 2020, según una investigación del Congreso.

«Creo que hubo todo tipo de problemas con la elección de 2020, y he sido claro al respecto», dijo en una conferencia de prensa antes de la votación.

La estrecha y díscola mayoría republicana no ha logrado unirse en torno a Jordan ni a ningún otro candidato para sustituir al presidente de la Cámara, Kevin McCarthy, destituido por un puñado de miembros del partido el 3 de octubre. Tampoco han sido capaces de acordar un plan alternativo que permita a la Cámara retomar la legislación.

Los republicanos controlan la Cámara por una estrecha mayoría de 221-212, aunque algunos miembros estuvieron ausentes en la votación del viernes. El total de votos de Jordan fue inferior a los obtenidos por McCarthy en las 15 agotadoras rondas de votación celebradas en enero.

El planteamiento a pecho descubierto de Jordan parece haber jugado en su contra, ya que algunos republicanos se han indignado con llamadas telefónicas de acoso y amenazas de muerte. Los aliados de Jordan dicen que eso no debería importar. «Todos los que estamos en el Congreso recibimos amenazas de muerte. No sé si eso es una novedad para alguien aquí», dijo el republicano Scott Perry.

Los demócratas describen a Jordan como un extremista peligroso y han votado unánimemente en su contra. «La visión de su candidato es un ataque directo a la libertad y los derechos del pueblo estadounidense, y tiene antecedentes que lo demuestran», declaró en la Cámara la demócrata Katherine Clark. No está claro si los republicanos serán capaces de unirse detrás de otros posibles candidatos, y el viernes ya circulaban varios nombres.

Los republicanos también están divididos sobre una alternativa que podría permitir a la Cámara abordar el paquete de ayuda de Biden y otros asuntos urgentes, como la legislación de gastos que permitiría al gobierno federal seguir funcionando más allá de la fecha límite del 17 de noviembre.

Ese plan daría más autoridad al republicano Patrick McHenry, que ocupa temporalmente la presidencia de la Cámara. Los demócratas de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca han dicho que están abiertos a la idea, pero los republicanos la rechazaron el jueves. Los inversores afirman que la agitación en el Capitolio también está contribuyendo a la volatilidad de los mercados.

Jordan se ha forjado una reputación como líder de ese flanco derecho intransigente. Sus partidarios dicen que eso le convertiría en un eficaz luchador por las políticas conservadoras. Él ayudó a diseñar los cierres del gobierno en 2013 y 2018 y ayudó a empujar al presidente republicano John Boehner a la jubilación en 2015.