El problema es quién le cree a Leticia López Landero, si su gobierno ha sido un desastre. Ella sólo está de títere pues los verdaderos titiriteros son su esposo e hijo.