AUNQUE LAS AUTORIDADES LO NIEGUEN, EL SECUESTRO SIGUE A LA ALZA EN VERACRUZ.