Enrique Burgos

 

Coatzacoalcos, Ver., 11 de julio de 2024.- Hasta el momento la Casa del Migrante de Coatzacoalcos no ha recibido alguna notificación sobre su posible reubicación tras la ampliación del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT).

El coordinador de la pastoral de movilidad humana, Joel Ireta Munguía, refirió que en su caso no tiene información al respecto, pero están en la mejor disposición de negociar el cambio del albergue, siempre y cuando la oferta incluya una infraestructura adecuada para ayuda humanitaria.

“Nosotros todavía no tenemos ninguna notificación oficial de que va a pasar o si van a solicitar que se retire de ahí, pero estamos en espera de alguna notificación o algo que quieran decir para negociar también. Va a cumplir cinco años que se construyó ahí y bueno como bien sabemos todo está en regla, y se tiene que llegar a un acuerdo en caso que soliciten que se quite de ahí, y sé que a los demás le están dando una casa, pues que la construyan igual o mejorcita”, refirió.

En caso que no soliciten que el albergue sea reubicado, el padre aseguró que el cierre con una barda de la calle Soledad de Doblado debajo del puente de la Avenida Uno, no será impedimento para que sigan operando y que la iglesia seguirá en la lucha por los derechos de los migrantes.

Recordó que las aportaciones de los recursos para la construcción fueron por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y Cruz Roja Internacional, todo a través de la gestión de la diócesis de Coatzacoalcos.