* El miércoles, cuatro obispos plantearon a los líderes de las organizaciones criminales que operan en Guerrero una tregua para detener la violencia

 

EL UNIVERSAL

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que “veo muy bien” que obispos de Guerrero negocien con criminales la paz en esa entidad.

“Siempre los sacerdotes pastores, integrantes de todas las iglesias participan, ayudan en la pacificación del país. Lo veo muy bien, creo que todos tenemos que contribuir a conseguir la paz”.

En conferencia de prensa en las instalaciones de de la 12 Región Naval, el jefe del Ejecutivo federal señaló que “desde luego la responsabilidad de garantizar la paz y la tranquilidad es del Estado, esto debe de quedar muy claro”.

Ayer, el obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, José de Jesús González Hernández, afirmó que, junto con los otros tres obispos plantearon a los líderes de las organizaciones criminales que operan en Guerrero una tregua para detener la violencia.

Al término de la misa de Miércoles de Ceniza en la catedral de Chilpancingo, González Hernández afirmó que los líderes criminales se negaron a pactar la tregua porque no estuvieron de acuerdo en ceder parte de los territorios que controlan.

“No lo sueltan, les ha costado vidas, les ha costado trabajo, les ha costado dizque que ganárselos y no lo sueltan. Entonces aquí sí tenemos que buscar otras maneras de ofrecer esta mediación. […] Ambicionan los cobros (de extorsiones), ambicionan, un afán de dinero, un afán de poder y con esto no pudimos”, dijo González Hernández.

González Hernández aseguró que los obispos continuarán dialogando con los líderes criminales.

El obispo dijo que, ante la negativa de los líderes criminales de pactar una tregua, consideró que el gobierno estatal tiene la solución y los instrumentos para pacificar Guerrero.