* Imágenes publicadas en redes sociales muestran un aparato que cae en picado antes de una fuerte explosión, acompañada de llamas y una humareda negra en la región de Belgorod

 

EXCELSIOR

 

Un avión de transporte militar ruso Il-76 con 65 prisioneros de guerra ucranianos a bordo se estrelló este miércoles en una región fronteriza con Ucrania, causando la muerte de todos los ocupantes, dijeron las autoridades locales. Autoridades de Moscú atribuyeron el accidente a un ataque de Ucrania, que no reaccionó de inmediato a la catástrofe.

«Hacia las 11:00 horas de Moscú, un avión Il-76 se estrelló en la región de Belgorod», en la frontera con Ucrania, informó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado citado por las agencias locales. «A bordo se encontraban 65 soldados prisioneros del ejército ucraniano, trasladados hacia la región de Belgorod con vistas a un canje, seis tripulantes y tres acompañantes», indicó. «Todos a bordo murieron», dijo poco después el gobernador de la región, Viacheslav Gladkov.

El ministerio señaló en su comunicado que una comisión de la Fuerza Aérea había partido hacia el lugar del siniestro «para establecer las causas de la catástrofe». Imágenes publicadas en redes sociales muestran un aparato que cae en picado antes de una fuerte explosión, acompañada de llamas y una humareda negra. Según varios medios rusos, el aparato se estrelló cerca de la localidad de Iablonovo, a 45 kilómetros de la frontera con Ucrania.

La región de Belgorod es blanco habitual de ataques con misiles y drones de Kiev. De su parte, Rusia no ha dejado de bombardear Ucrania desde que lanzó su ofensiva en febrero de 2022.

Interrogado en su comparecencia diaria ante la prensa, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, no comentó el accidente alegando que era demasiado «reciente». «Vamos a aclarar todo esto», se limitó a decir. Pero minutos después de conocerse el accidente, el presidente de la Cámara Baja de Rusia, Viacheslav Volodin, acusó a Kiev de haber derribado la aeronave.

«Han matado en el aire a sus propios soldados. Sus madres, sus hijos los esperaban», dijo durante una sesión plenaria. «Han abatido a nuestros pilotos que realizaban una misión humanitaria (…) con misiles estadunidenses y alemanes», agregó.

Otro diputado, presidente de la comisión de Defensa en la misma cámara, se sumó a estas acusaciones.

«Los dirigentes ucranianos estaban perfectamente al corriente del próximo intercambio y fueron informados sobre la forma en que los prisioneros serían entregados», dijo Andréi Kartapolov, según medios rusos. «El avión Il-76 fue abatido por tres misiles de un sistema de misiles tierra-aire Patriot o Iris-T, fabricado en Alemania», afirmó.

Volodin pidió inmediatamente a los diputados votar una resolución dirigida a Estados Unidos y a Alemania, países que han suministrado sistemas de misiles tierra-aire a Ucrania.

En julio de 2022, Moscú y Kiev se acusaron mutuamente de un bombardeo mortal contra una prisión donde había encerrados prisioneros ucranianos en Olenivka, una ciudad en el este de Ucrania ocupada por Rusia. Desde el inicio de la ofensiva contra Ucrania, Rusia ha sufrido varias catástrofes aéreas con aeronaves militares.

En el pasado, Ucrania ha abatido aviones rusos. La semana pasada, Kiev reivindicó haber destruido un avión de espionaje A-50 y un avión de comando Il-22. También se estrelló en agosto de 2023 un avión que transportaba al jefe del grupo paramilitar Wagner, Yevgueni Prigozhin, en un vuelo entre Moscú y San Petersburgo en el que murieron tanto el controvertido empresario como sus lugartenientes.

Las autoridades rusas desmintieron cualquier implicación con el incidente, ocurrido semanas después del motín abortado del grupo Wagner. En octubre de 2022, un caza bombardero Su-34 se estrelló en un inmueble en la ciudad de Yeisk, en al costa rusa del mar de Azov, y mató a 15 personas.