Manuela V. Carmona 

Orizaba, Ver., 02 de enero del 2023.- El incremento de combustibles, de las casetas de peaje, la inseguridad, los altos costos de los seguros y los cobros excesivos de las grúas, son situaciones que mantuvieron en jaque a los transportistas del país, durante este 2023, lamentó el delegado en la región de Orizaba de la Asociación Mexicana de Organizaciones de Transportistas (AMOTAC), Aldo Romero Lezama.

«Es lamentable, en inseguridad seguimos teniendo los focos rojos de siempre como la Cumbres de Maltrata, el tramo de Cosamaloapan, el camino hacia Tierra Blanca por la federal e incluso la autopista Córdoba-Veracruz, también por el lado de la Xalapa por Las Vigas”.

Y es que aseguró que aunque el gobierno sabe la situación que están viviendo quienes se encargan de mover las mercancías en México, tal pareciera que este sector está en el olvido y no se hace nada para cambiar el panorama, muestra de ellos es que no se ha detenido a nadie como resultado de los operativos implementados para disminuir la inseguridad en las carreteras.

Lamentó que el actual presidente, con su Cuarta Transformación, está quedando a deber «muchísimo» a la población entre ellos al sector transportistas. “Yo no soy de ningún partido político pero en general se observa que ha descuidado lo más por lo menos y nos sentimos completamente olvidados, nosotros en AMOTAC habíamos emplazado un paro nacional para el 18 de noviembre y se nos había acercado en ese momento Gobernación, Guardia Nacional y la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes para ayudarnos con estas necesidades que tenemos y nos dijeron sí, pero no dijeron cuándo, entonces estamos emplazando nuevamente para el 18 de enero”.

Agregó que otra de las situaciones que deben enfrentar es el mal estado de las carreteras, que están destrozadas en todo el país, la inseguridad que prevalece con robos y asaltos y aunque en su momento se reemplazó a la Policía Federal de Caminos con la Guardia Nacional supuestamente para evitar la corrupción, estos elementos llegaron con un «hambre de dinero» más grande.