* El lamentable suceso fue en el puerto de Veracruz

 

Sergio Aldazaba

Veracruz, Ver., 27 de junio del 2023.- Vecinos del fraccionamiento Las Vegas 2 capturaron a un sujeto cuando defecaba en la sala de un domicilio desocupado al que se metió en repetidas ocasiones para desvalijarlo, por lo que ya fue entregado a las corporaciones policiales.

El presunto ratero identificado como ‘El Yaki’ de aproximadamente 35 años de edad y quien presuntamente es vecino de la colonia Carranza, aprovechaba de su supuesta enfermedad mental y que aparentemente vivía en la calle para hacer de las suyas.

Desde hacía ya algunos días, vecinos se percataron gracias a las cámaras de vigilancia que el individuo se había metido varias veces en la casa marcada con el número 974-A situada sobre la calle Paseo de la Zamorana.

Fue este martes por la mañana cuando finalmente lograron sorprenderlo in fraganti, por lo que de inmediato acudieron hasta el domicilio y para su sorpresa, lo encontraron cuando terminaba de defecar en plena sala y pretendía huir.

 

‘El Yaki’ ya había roto el mosquitero, el ventanal y la reja de aluminio para poder meterse a la casa, de donde desvalijó un minisplit, un aire acondicionado de ventana, las llaves de los baños, de la cocina, el boiler, la tubería, cableado, las puertas de los cuartos y la cancelería.

Un par de vecinos lo sacaron por el mismo hoyo por el que se metió y lo sometieron en la entrada para posteriormente pedir el apoyo de las corporaciones policiales mediante una llamada telefónica al número de emergencias 911.

Entre todas sus pertenencias, el sujeto llevaba consigo un par de mochilas llenas de zapatos y algunos electrodomésticos, un tubo, un machete, algo de ropa, así como dos costales con varias pertenencias más.

Hasta ese sitio arribaron paramédicos de la Cruz Roja para valorar al presunto delincuente, pero refirieron que solo tenía un par de raspones producto del momento en que fue sometido e incluso comenzó a insultarlos cuando trataban de ayudarlo.

 

Vecinos atestiguaron el momento en que era intervenido por los brigadistas y elementos de la Policía Naval y gritaba como si le hicieran algo, cuando en realidad no recibió ni un solo golpe por parte de nadie, pero aparentemente era su ‘táctica’ para tratar de librarla.

Los propios colonos relataron que ya llevaban varios días viéndolo caminar por sus calles, pero no le prestaron demasiada atención ya que pensaron que padecía de sus facultades mentales, aunque sus acciones apuntan a que sabía perfectamente que cosas robar y cómo desvalijar una casa.

Por último, el sujeto fue retirado a bordo de una patrulla a la comandancia correspondiente para determinar su situación jurídica ante la Fiscalía, ya que los vecinos acudirían a interponer su formal denuncia de hechos.