* Este año se prevén entre 16 y 22 ciclones tropicales en todo el Pacífico, y entre 10 y 16 en el Atlántico

 

heraldo.com

Ciudad de México, 26 de junio del 2023.- Las altas temperaturas parecen dar tregua en los próximos días, pues se espera que las primeras lluvias de la temporada den un respiro a varias regiones del país. Durante la tercera ola de calor que inició durante los primeros días de junio, los termómetros registraron entre 40 y 45 grados. Para este lunes 26, se pronostican lluvias aisladas en estados del centro del país, así como en la Ciudad de México y el Estado de México.

Hasta el momento, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) mantiene bajo vigilancia una zona de baja presión en el Océano Atlántico con probabilidad de desarrollo ciclónico en el pronóstico a siete días. Ante este escenario y para profundizar en el número y la intensidad de los ciclones, El Heraldo Digital platicó con la doctora Christian Domínguez Sarmiento, investigadora del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático (ICAyCC) de la UNAM.

 

¿Cuántos huracanes habrá y qué tan intensos serán en este 2023?

Domínguez Sarmiento señaló que se debe tomar en cuenta que la temporada de huracanes inició en el Pacífico el 15 de mayo, mientras que en el Atlántico comenzó el pasado 1 de junio. La investigadora del ICAyCC comentó que para este 2023 se prevé que haya el mismo número de fenómenos que cada año, es decir, entre 16 y 22 ciclones tropicales en todo el Pacífico, y entre 10 y 16 en el Atlántico.

Estos datos coinciden con lo mencionado por la Colorado State University y el SMN. Para México, se espera que al menos 2 o 3 ciclones tropicales toquen tierra en la temporada, los cuales se espera que sean muy intensos y que se encuentren entre las categorías tres y cinco. Es muy importante señalar que el pronóstico se fundamenta en diversos factores climáticos, incluyendo el fenómeno de «El Niño» y las temperaturas de la superficie del mar.

 

¿Los huracanes podrían ser más intensos por el cambio climático?

Sobre la intensidad de los huracanes y la ola de calor, Christian Domínguez señaló que no hay una relación entre ambos factores. Las altas temperaturas hacen que el calor de la superficie se eleve (convección) y si hay suficiente humedad se forman nubes, pero es un efecto que se puede sentir a lo mucho por una semana o dos, en cambio los huracanes y su intensidad tienen que ver con la temperatura de la superficie del mar.

 

Por otro lado, la experta señala que para este año se espera que llueva menos de lo usual en el centro-sur del país, es decir, desde la Ciudad de México a la península de Yucatán, como consecuencia del fenómeno de “El Niño”, el cual provoca menos lluvias a lo largo de los meses.

 

Precauciones ante la temporada de huracanes

Durante la época de huracanes, es importante tomar precauciones para mantenerse seguro.  Manténgase al tanto de los informes meteorológicos y las advertencias emitidas por los servicios meteorológicos. Asimismo, preste atención a las actualizaciones y siga las instrucciones de las autoridades locales.

Es importante tener a mano un kit que incluya alimentos no perecederos, agua embotellada, linternas, pilas, botiquín de primeros auxilios, medicamentos necesarios, radio portátil y otros elementos esenciales. Asegure los objetos sueltos en el exterior, como muebles de jardín, macetas, herramientas y juguetes. Considere la posibilidad de instalar persianas o paneles de protección para las ventanas y asegurar las puertas.

Si vive en una zona propensa a huracanes, considere reforzar su casa. Esto puede incluir la instalación de refuerzos para el techo, asegurar las puertas del garaje y fortalecer las ventanas. Y finalmente identifique las rutas de evacuación designadas en su área y planifique con anticipación a dónde irá en caso de tener que evacuar.

 

¿Qué es un ciclón tropical?

Un ciclón tropical es una poderosa tormenta caracterizada por su rápida rotación, que se origina en las regiones tropicales de los océanos y se alimenta de la energía proporcionada por el calor del agua. De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, este fenómeno atmosférico se distingue por su centro de baja presión y su patrón de nubes en espiral que rodea una región central conocida como el «ojo».

En el ojo del ciclón, las condiciones suelen ser notoriamente calmadas, en contraste con las condiciones turbulentas y violentas en las áreas circundantes. Aunque los ciclones tropicales suelen tener un diámetro que oscila entre los 200 y 500 km, en ocasiones excepcionales pueden alcanzar dimensiones de hasta mil km.