Se cierra el círculo en torno a Ignacio Peralta, ex gobernador de Colima.

Todo mundo por allá sabía que una vez que entregara el poder arrancaría la cuenta regresiva para Peralta, a quien ya le siguen los pasos policías del país y del extranjero.

La nueva gobernadora, la morenista Indira Vizcaíno, no puede dejar pasar las irregularidades porque la oferta central de su campaña fue acabar con la corrupción y castigar a los culpables. Tiene que cumplir, o por lo menos intentarlo con seriedad.

La revisión de las cuentas de la pasada administración apenas está en su etapa inicial. Ya se detectaron anomalías por mil 800 millones de pesos, más lo que se acumule conforme las investigaciones avancen.

Un aspecto importante es que se detectó la contratación, por parte de la anterior administración, de despachos de supuestos expertos en camuflaje de anomalías. Peralta no eludirá mucho tiempo el largo brazo de la ley.   |  Se destaca en “Pepe Grillo” de La Crónica.