Lo que debería hacer el dirigente estatal del PRD es renunciar como guía del partido, luego de los desastrosos resultados electorales que entregó el pasado mes de junio. Sin embargo, como es un caradura, ahí seguirá succionando el erario público.