Desde la lógica del padre Lázaro, el fuego debe combatirse con fuego y, nos comentan, con sus polémicas declaraciones, este párroco de Monclova no sólo causó revuelo en redes sociales, sino que atizó en el debate de un tema sensible para los mexicanos. Y es que resulta que el sacerdote “hizo votos” porque se mate a las mujeres que abortan, a las que consideró que “ya no sirven para nada, pues están huecas moral, física y psicológicamente”. Durante su misa de este fin de semana en la iglesia de San Juan Bautista de La Salle, de esa frontera, el sacerdote llamó primero, con sarcasmo, a matar a todos los niños porque “nos estorban”. Y enseguida incendió su homilía: “¿Por qué no matamos a la mamá, que tampoco ha de servir para nada? Una mujer que aborta ya no sirve para nada”, lo que recrudeció la polémica, después de que la Suprema Corte determinó que es inconstitucional penalizar el aborto en Coahuila. Y, como suele ocurrir, nos dicen, llega el mea culpa y los golpes de pecho. Este lunes, el sacerdote dijo que sus palabras no tenían la intención de incitar a la violencia contra las mujeres y ofreció “una disculpa” a quien haya resultado agraviado por sus declaraciones. Uf.   |  Se lee en “Rozones” de La Razón.