Gildardo Lugo

Xalapa, Ver., 07 de abril de 2021.- Desde que Erika Ayala Ríos asumió la representación del Sindicato Único Independiente del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (SUITCOBAEV), ha tejido una red de corrupción para su beneficio y el de su familia.

Con documentos apócrifos, la líder sindical y diputada priista ha mantenido bajo su yugo a la base sindical; llegó a la dirigencia respaldada con un falso título universitario y un documento expedido por la Universidad Veracruzana (UV), desconociendo la legalidad del supuesto documento académico.

En el 2004 cuando Erika ya se encontraba en la representación sindical, los documentos falsos con los que se presenta fueron filtrados por el propio personal del COBAEV, sin embargo, dado los convenios que ésta mantenía con periodistas y algunos medios de comunicación, la noticia fue callada, mientras que ella salió bien librada.

Con el paso de los años, Erika se ha convertido en la “Elba Esther Veracruzana”, pues, es un secreto a voces que los propios agremiados sindicales están inconformes con su desempeño y la falta de gestión a beneficio de la base trabajadora.

Actualmente es diputada local plurinominal, aparte de su encargo en el PRI y su ya añeja dirigencia sindical, además de haber acomodado a varios de sus familiares en el COBAEV, ha generado un “ahorrito” de varios millones de pesos, pues entre cobrar un sueldo sin trabajar dentro del Colegio de casi 29 mil pesos mensuales, a estos se suman los 253 mil pesos que recibe por percepciones totales en el Congreso del Estado, generando un total neto de casi 300 mil pesos mensuales.

Así como hizo negocios malversando los pagos que trabajadores hacían para solventar sus créditos de vivienda entre otros más, durante los gobiernos de Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes, ahora pretende negociar a través del PRI y su bancada de corruptos diputados, nuevos beneficios económicos aprovechando la temporada electoral.