Áser Oropeza Lara

Xalapa, Ver., a 21 de febrero del 2021.- La pandemia ayudó a padres y madres de familia a rectificar en darle prioridad a las cosas materiales y pasar más tiempo con sus hijos, por lo que se convirtieron en los educadores principales, mencionó el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios.

Durante la homilía dominical, el prelado apuntó que Dios invita a todos a ser fieles en la vida, el matrimonio, sacerdocio, así como la vida consagrada, aunque existen las invitaciones a ser infiel y consentir faltas no adecuadas.

En ese sentido, añadió que estas tentaciones son muy comunes, así como darle prioridad al dinero sobre lo demás.

Refirió que algunos papás “trabajan todo el santo día fuera de casa y regresan y no les dan tanto cariño ni tiempo a sus hijos, y eso resulta contraproducente porque los llenan de cosas materiales, pero no de cariño o de cercanía con ellos”.

No obstante, opinó que precisamente el tiempo en casa motivado por la pandemia ayuda a rectificar este comportamiento, ya que los padres ahora están con sus hijos y regresó el valor de ser los principales educadores de sus hijos, lo cual requiere de paciencia y cercanía.

“Hay otras tentaciones de hacerle más caso al mal, o ver que, a Niña Blanca, o como le dicen algunos la Santa Muerte, que de santa no tiene nada, pues consiente más o ayuda a las personas, porque el diablo y la muerte sí cumplen, pero se lo cobran caro, se lo cobran apartándote de Dios en esta vida y apartándote de la vida eterna, ese es el costo”, sentenció.

De igual manera, invitó a la población a pedirle a Dios para que aprendan a discernir y tomar las mejores decisiones para no caer en la tentación.

“Lo que nosotros tenemos que aprender es que, aunque conozcamos las cosas que nos invitan al mal, nos dé la fortaleza para distinguir el bien del mal, eso se llama discernir”, sentenció.