Tal parece que la alcaldesa de Córdoba ya no está tan obsesionada en dejarle a su bodoque el cargo. Luego de permitir por acción y omisión que la ciudad sea insegura, aprecia que los números al júnior no le alcanzan ni aventando todo el dinero de los cordobeses en la próxima elección.