El gordo Manuel Huerta Ladrón de Guevara es bueno para tomar café, estar sentado por horas, cobrar y fanfarronear, pero como operador político es malísimo. ¿Por qué envía a una derrota segura a Rosa María Hernández Espejo?