Mucho ruido y pocas nueces… Emilio Lozoya no ha “cantado” nada y tampoco pisa la cárcel. Al pueblo: ¡puro atole con el dedo!