A un ladrón como Emilio Lozoya le colocarán un brazalete para seguir su proceso en libertad. ¡Chulada! Pero a miles de habitantes de este país que han defendido su patrimonio en legítima defensa, a esos los refunden en la cárcel. ¡“Bendito” sistema judicial mexicano!