* Piden hasta $2,500.00 por una orden de emplacamiento, cuando este trámite es totalmente gratuito

Irineo Pérez Melo

Xalapa, Ver., 28 de junio de 2020.- En la Dirección de Transporte Público la pandemia del coronavirus les “cayó como anillo al dedo” y los responsables de la misma están haciendo su agosto, cobrando elevadas tarifas por la realización de cualquier trámite que requieran los usuarios, las cuales muchas de ellas son totalmente gratuitas.

A decir de concesionarios del transporte público, en su modalidad de taxi, que pidieron el anonimato por temor a las represalias, tan solo por la expedición de la orden de emplacamiento, que es totalmente gratis, están solicitando una aportación de 2 mil 500 pesos, lo cual es altamente lesivo para los bolsillos de los trabajadores del volante.

Expresaron que el responsable de fijar estos montos es el licenciado Eduardo Cabrera Chávez, secretario particular del titular de esta dependencia, Ángel Alarcón Palmeros, quien sin recato alguno exige estas altas cantidades, que no ingresan a las arcas del estado, sino al bolsillo de quienes están al frente de la institución.

Los entrevistados, manifestaron su malestar porque difícilmente podrán cubrir ese monto dada la difícil situación que se vive actualmente en esta capital, ya que por la pandemia que azota al país y al estado, la mayor parte de los usuarios están confinados en sus hogares y lo poco que perciben es para el sustento diario y de sus familias.

Aunado a esta situación, indicaron que como trabajadores del volante, no fueron incluidos en el programa de apoyo que el gobierno estatal emprendió para hacer frente a la contingencia sanitaria, por lo que no recibieron ningún recurso, aunque se tiene conocimiento que personas que ya no se dedican a esta actividad, sí fueron beneficiados.

Ante esta situación, solicitaron al gobernador Cuitláhuac García Jiménez tomar cartas en el asunto, ya que este sector ha sido fuertemente golpeado y ha sido utilizado como caja recaudadora, donde funcionarios han tomado recursos extraordinarios que van a parar a sus bolsillos.

Finalmente, los quejosos criticaron que funcionarios como Cabrera Chávez, están echando a perder el buen trabajo que el gobierno de Cuitláhuac García ha emprendido para combatir a la corrupción imperante, por lo que se debería empezar en esta dependencia, en donde este mal está muy arraigado.