Clarín 

Rusia, 22 de mayo de 2020.- La foto de la enfermera que trabaja en un hospital ruso se hizo viral. Ella dijo que estaba demasiado “acalorada”, los pacientes dijeron que estaban “encantados” y el hospital decidió sancionarla.

Una enfermera en una sala de coronavirus para hombres en Rusia fue sancionada por usar solo «lencería» debajo de su bata protectora transparente.

La enfermera que solo usa ropa interior para atender a los pacientes.

Su imagen se volvió viral después de ser tomada por un paciente en un hospital en Tula, a 160 kilómetros al sur de Moscú. El autor de la foto dijo que «no hay quejas, todo lo contrario» de sus compañeros de cama contra la enfermera.

Pero los jefes del hospital castigaron a la enfermera por «incumplimiento de los requisitos de vestimenta médica».

Su imagen se volvió viral después de ser tomada por un paciente en un hospital en Tula, a 160 kilómetros al sur de Moscú. El autor de la foto dijo que «no hay quejas, todo lo contrario» de sus compañeros de cama contra la enfermera.

La médica no identificada tiene 20 años y dijo que estaba «demasiado acalorada» usando el uniforme de enfermera debajo de la bata.

Ella le dijo a los gerentes del Hospital Clínico Regional de Tula que no se dio cuenta de que lo que usaba cuando trataba a pacientes con coronavirus era tan transparente.

Ella le dijo a los gerentes del Hospital Clínico Regional de Tula que no se dio cuenta de que lo que usaba cuando trataba a pacientes con coronavirus era tan transparente.

A pesar de esto, el ministerio de salud regional informó que «se aplicó una sanción disciplinaria a la enfermera del departamento de enfermedades infecciosas que violó los requisitos (uniforme)».

La enfermera no habló públicamente sobre el incidente y los detalles exactos de la acción discrecional no fueron revelados.

Ella le dijo a los gerentes del Hospital Clínico Regional de Tula que no se dio cuenta de que lo que usaba cuando trataba a pacientes con coronavirus era tan transparente.

Un lector del periódico local Tula News felicitó a la enfermera. «Al menos alguien tiene sentido del humor en esta triste y sombría realidad», dijo Sergey Ratnikov.

Una comentarista femenina, Marina Astakhova, publicó: «Bien hecho, ella levantó el ánimo de los pacientes«.

Y Valery Kapnin escribió: ‘¿Por qué castigar a la enfermera? Tienen que recompensarla. Al ver este atuendo, nadie quiere morir«.