El Universal

El etiquetado frontal de advertencia para alimentos y bebidas, aprobado por México, será uno de los mejores del mundo, dada la claridad, sencillez e información que ofrecerá a los consumidores sobre el exceso de nutrientes, que contribuyen al sobrepeso y la obesidad, afirmó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). 

“El etiquetado recientemente aprobado por México contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más actualizada y relevante, por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para otros países que atraviesan este proceso de lucha contra el sobrepeso y la obesidad”, señaló Christian Skoog, representante de Unicef en México.

En un comunicado, explicó que los sellos de advertencia en productos con excesivo contenido calórico, azúcar, sodio, grasas saturadas y grasas trans, a ser utilizados en el etiquetado, estarán basados en el perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), herramienta para la clasificación de alimentos y bebidas con niveles excesivos de nutrientes críticos.

Asimismo, refirió que se incluirán leyendas para advertir la presencia de cafeína y edulcorantes, como ingredientes no recomendables para niños y niñas, y se condicionará el uso de personajes y dibujos dirigidos a la infancia, en los productos con sellos, acorde con las recomendaciones de Unicef y otros organismos internacionales.

“La aprobación de la modificación a la NOM 051 sobre etiquetado de alimentos y bebidas ha sido un paso fundamental en la lucha contra el sobrepeso y obesidad en México, y el nuevo etiquetado debe contar con el apoyo de toda la población y de diferentes grupos de interés para que su proceso de adopción sea lo más rápido y adecuado posible”, enfatizó Skoog.

Añadió que “es responsabilidad de todos impulsar esta eficaz acción en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad y por la salud de la infancia en México. Nuestros niños no sólo lo merecen: es su derecho”.

La Unicef recordó que la emergencia epidemiológica que afecta a México desde 2016 actualmente ataca de manera sumamente preocupante a su población más joven.

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición- ENSANUT 2018, el 35.6 por ciento de los niños entre los 5 y 11 años padece sobrepeso y obesidad.  Entre los niños y jóvenes de 12 a 19 años, la prevalencia es del 38.4 por ciento.

El organismo advirtió que el sobrepeso y la obesidad conllevan al desarrollo de diabetes y enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Pueden afectar también el comportamiento y ánimo durante la infancia y adolescencia, lo que contribuye a problemas emocionales, depresión y estigmatización.  Todo ello perjudica la salud de la población y la productividad del país, generando además costos elevadísimos para su sistema de salud.

En ese sentido reiteró su felicitación al gobierno de México, especialmente a las secretarías federales de Economía y de Salud, por su liderazgo durante la revisión de la NOM-051, proceso de carácter transparente y participativo que escuchó a diferentes grupos, incluyendo expertos e investigadores de salud pública además de representantes de la sociedad civil, de la industria de alimentos y bebidas, y de organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud y Unicef.

“El proceso de revisión de la NOM 051 demostró un firme compromiso por la salud y el bienestar de todos los mexicanos, especialmente los niños, niñas y adolescentes.   Ese compromiso, además de apoyar el derecho de la infancia y adolescencia a la salud, alimentación e información, permitirá su pleno desarrollo y su contribución futura al país.  Mantengamos ese ejemplo de liderazgo ante el mundo”, concluyó Skoog.