La necedad de los diputados federales por no incluirse entre las autoridades que pueden ser sometidas a la eliminación del fuero y dejar solo al Presidente de la República está poniendo en la cuerda floja su aprobación en el Senado, donde no hay la mayoría calificada para aprobarla. Si los senadores no aceptan los cambios hechos en San Lázaro, la minuta quedará sub júdice (pendiente) y se tendría que iniciar desde cero la elaboración de una nueva iniciativa, según lo reconoce el propio presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara alta, Ricardo Monreal. ¿A qué le sacan los inquilinos del Palacio Legislativo de San Lázaro, si confían en su actuar “honesto” y transparente?, se preguntan en el Senado los que sí la quieren….Se lee en “Rozones” de La Razón.