EL UNIVERSAL

CIUDAD DE MÉXICO, 01 de diciembre del 2019.- En la madrugada fuerzas estatales y federales abatieron a siete presuntos delincuentes en el municipio de Villa Unión y uno más por la tarde, donde ayer sábado se registró una emboscada, cuando más de 60 pistoleros, desde la plaza principal atacaron a balazos la alcaldía, 15 policías valientes repelieron la agresión y evitaron una masacre.

Hasta este domingo suman 20 muertos (de ambos bandos), informó el gobernador, Miguel Ángel Riquelme Solís, después de presidir una reunión emergente con el gabinete de Seguridad.

Son 14 delincuentes, cuatro policías estatales y dos civiles fallecidos, seis elementos heridos de bala, que ya están fuera de peligro.

Las autoridades han requisado 17 camionetas y carros (tres hace un momento), cuatro de ellos artillados con armas calibre 50, y un arsenal, más de 18 fusiles de asalto, armas largas escopetas, y miles de cartuchos de diversos calibres.

Mientras tanto siguen las grúas en el monte, bien custodiadas, arrastrando vehículos abandonados por los maleantes que se cambiaron de ropa y siguieron escapando a pie.

Cuentan media docena de patrullas con una gran cantidad de impactos de bala, todas quedaron inservibles, sobre todo dos donde iban los cuatro agentes de la estatal fallecidos.

LOS DELINCUENTES LE HABLARON A LA POLICÍA

“Ellos los delincuentes llamaron a la policía y cuando llegaron (las dos primeras patrullas) los atacaron, creyeron que se iban a ir impunemente pero atrás iban 15 oficiales que pudieron enfrentarlos y contener la agresión”, destacó el mandatario.

Cabe mencionar que algunos vehículos traían las siglas de un Cártel que eran “Los Zetas” y cambiaron de nombre, aunque no se sabe si son de ellos o son vehículos clonados. Hasta ahora ningún grupo delictivo se ha adjudicado el atentado.

La cifra de decesos podría aumentar en las próximas horas, comentó el gobernador, al informar que en el recuento preliminar hubo confusión, (porque se reportaron 14 muertos) sin embargo los datos oficiales son:

“Tenemos que fueron 14 delincuentes abatidos, 4 oficiales de la Policía Estatal que perdieron la vida en el cumplimiento de su deber, y 2 civiles, que creemos que son de los que se llevaron de presidencia”, reiteró.

“LEVANTARON” NIÑOS, JÓVENES Y ADULTOS

Destacó que recuperaron cuatro niños por la tarde noche que se llevaron unos de los maleantes para que los condujeran a la salida por algún camino de terracería.

Fueron menores, jóvenes y adultos a los que “levantaron” y, afortunadamente, los dejaron libres. Sin embargo aún faltaban un menor y un adulto por localizar.

Pero la emergencia no ha terminado, sigue la búsqueda de los que huyeron, pues en pueblos y ejidos cercanos  reportan al teléfono 911 que vieron pasar camionetas a alta velocidad.

“Probablemente –apuntó– se encuentren más cuerpos, en los poblados manifiestan que muchos delincuentes iban heridos en muy mal estado, caminando a campo traviesa rumbo a los estados vecinos (Tamaulipas o Nuevo León)”.

Hasta el sábado en la anoche las autoridades habían dicho que eran 10 delincuentes y cuatro policías muertos, a varios de los cuales ya los tenían identificados. Pero no reportaron ningún detenido y tampoco revelaron la identidad de los difuntos.

La Secretaría de Seguridad Pública, a cargo de José Luis Pliego Corona, en coordinación con los gobiernos de Tamaulipas y Nuevo León, desplegó el “Operativo Noreste” que “peina” el área por aire y tierra, por carreteras, caminos, brechas y recovecos en despoblado para ubicar y capturar a los fugitivos.

“OPERATIVO NORESTE” EN COAHUILA, NUEVO LEÓN Y TAMAULIPAS.

El ataque de más de medio centenar, como 60 delincuentes, que duró casi una hora y media, fue repelido por 15 policías valientes, 40 minutos después llegaron refuerzos estatales y federales e inició la persecución y el enfrentamiento.

Las balas dañaron también la Iglesia principal del pueblo, varios edificios, casas y vehículos.

Fue una emboscada, una agresión sorpresiva, que  provocó pánico y terror en la población que sigue con miedo, resguardada en sus casas hasta que las autoridades levanten la emergencia y vuelva la calma.

“EN LA BRECHA DEL GAS”

“El Centro de Mando” establecido por el Gobierno de Coahuila para coordinar el despliegue, a fin de detener a los responsables, informó:

“Siete sujetos fueron abatidos esta madrugada por policías y militares cuando trataban de huir por la “La Brecha del Gas”, que conduce de Coahuila a los límites con el municipio de Anáhuac, Nuevo León.

VILLA UNIÓN SIGUE “SITIADO”

Miguel Ángel Riquelme Solís, acababa de rendir su Segundo Informe de Gobierno ante el pleno del Congreso Local, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, cuando salió y subió a su camioneta supo de la emboscada.

Relató que vía telefónica, envió refuerzos, unos 40 elementos de los mejores que hay en el estado y se trasladó de inmediato a la zona Norte y luego a Villa Unión, municipio de más de 5 mil habitantes ubicado en la Región de los 5 Manantiales.

Ahí estuvo al pendiente del contraataque, trató de tranquilizar a la gente y aseguró que harán todo lo posible por identificar y arrestar a los culpables.

Destacó la respuesta contundente del Estado Mexicano, hacia los ataques cobardes que recibió el pueblo de Villa Unión de manera sorpresiva porque evitó más víctimas colaterales.

Refirió que el convoy de más de una docena de camionetas (que se deduce venía de Tamaulipas) entró por una de las brechas de la carretera Piedras Negras Laredo, en una zona demasiado extensa que colinda con Texas, Estados Unidos.

Eso hace difícil la vigilancia, comentó y explicó que por eso se coordinan con el gobierno estadounidense, a fin de detectar a bandas delincuenciales.

Villa Unión sigue sitiado, autoridades de seguridad buscan por aire con tres helicópteros y por tierra en decenas de  patrullas a los pistoleros.

Relató que eran tres aeronaves, una, que tienen en Piedras Negras, fue impactada por las balas de los delincuentes, tuvo que realizar un aterrizaje forzoso y este domingo se volvió a incorporar al rastreo.

En entrevista destacó que se protegerá a deudos de los oficiales caídos y adelantó que este lunes empiezan a reparar los daños a edificios y viviendas.

Luego reiteró que no pueden negar que las bandas del crimen tratan de entrar todos los días a Coahuila, por eso unen esfuerzos los tres estados vecinos en el “Operativo Noreste”.

Agradeció especialmente a la Policía estatal y municipal, al comandante de la Sexta Zona Militar, al de la Guardia Nacional y a los de la Policía Federal incorporados en la GN, a sus homólogos de las entidades vecinas, todo el apoyo para enfrentar al comando y parar el tiroteo. Aunque la labor aún no termina.

“Mi prioridad es la prevención, que no haya otro Allende en Coahuila, por eso ahí estuve personalmente dirigiendo la operación”, subrayó.

Riquelme Solís sentenció que Coahuila no será territorio del narco y que sigue en pie el evento de este lunes en la ciudad de Torreón donde rendirá a los laguneros su Segundo Informe de Gobierno.